Público
Público

Octavo caso de P2P archivado sin recurso

La Audiencia de Madrid dice que se prestan películas y libros "desde antiguo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una nueva decisión judicial avala la legalidad de las páginas de enlaces a películas o música. En esta ocasión ha sido la Audiencia Provincial de Madrid la que ha dado la razón al juez que decidió archivar una causa contra la página CVCDGO. Contra la decisión no cabe ya recurso.

En agosto de 2005, la policía detuvo a cuatro personas en Málaga, Sevilla y Madrid y desmantelaba su página web. En CVCDGO aparecían enlaces P2P a películas. La denuncia había partido de la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA) por un presunto delito contra la propiedad intelectual. Sin embargo, el juez de primera instancia que llevó el caso lo archivó al no apreciar delito alguno. La industria recurrió ante la Audiencia Provincial de Madrid. Su auto, conocido ayer, confirma el archivo.

En el auto, los tres magistrados argumentan que 'desde antiguo se ha producido el préstamo o cesión de libros, películas, música, etc. La diferencia actual consiste, fundamentalmente, en que el soporte empleado antes era el papel o medios analógicos y ahora todo lleva un formato digital'.

Tras considerar probado que la página no contenía los archivos en sí y sólo meros enlaces a los ordenadores de particulares, también destaca que no hay ánimo de lucro. La existencia de anuncios en la página no debe entrar en la categoría punible.

El auto también hace acopio de otras sentencias judiciales que van en la misma línea que la mantenida ahora. En otro punto, recuerda una sentencia pionera en EEUU contra el primer intento de crear una ley contra Internet.

'Con esta ya son ocho las decisiones judiciales firmes que avalan la legalidad de estas páginas', explica el abogado Carlos Sánchez Almeida, cuyo bufete llevaba la defensa del caso. Para Almeida, la Justicia está mandando un claro mensaje al Gobierno: 'Los jueces están marcando a la ministra González Sinde la línea roja que no debe cruzar', asegura. Para él, 'los jueces han tomado partido por la libertad en Internet.