Público
Público

Ofensiva contra quienes graban las películas en el cine

La policía detiene a cuatro personas por copiar estrenos y subirlos a la Red. Ya son ocho los investigados en una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La consigna parecer ser ir ahora contra los que inician la cadena de las descargas de contenidos en Internet y acabar así con la oferta de material sujeto a derechos de autor en la Red. La policía nacional informó este viernes de la detención de cuatro personas en Alicante acusadas de grabar presuntamente películas de estreno y subirlas después a Internet. En siete días, ya son siete los detenidos (y un menor imputado).

El viernes de la pasada semana, personal de un cine de la capital alicantina descubrió a una persona grabando la película Dos canguros muy maduros. Cumplía todos los elementos de la guía de la Federación Antipiratería (FAP) para detectar a los screeners (los que graban en el cine): era día de estreno, a primera hora, cuando hay menos gente y con la grabadora de alta calidad escondida. Los responsables de la sala denunciaron el hecho a la policía, que puso en marcha un dispositivo de vigilancia.

A Internet llegan muchas copias de los cines de Alicante

'En esta ocasión lo han pillado grabando', explica José Manuel Tourné, director general de la FAP. 'Tras grabar en el cine, la policía lo ha seguido y, ya en su casa, el individuo editaba la película y la subía a varias páginas', añade. Aunque la policía no lo ha revelado, se trata de entre 10 y 15 web relacionadas entre sí. 'El daño económico podría ser de 50 millones de euros, y no cinco como dice la nota policial', asegura Tourné.

En la operación, donde se han incautado ordenadores, cámaras y grabadoras, han sido detenidas cuatro personas, dos de ellas padre e hijo, que trabajaban en equipo. Se da la circunstancia de que la policía ya había intervenido páginas web de este grupo en 2007. Y en septiembre, uno de ellos llegó a denunciar por acoso a una sala, como ya informó Público .

De los cines de Alicante salen la mayoría de las copias ilícitas que llegan a las páginas de enlaces españolas. Todas las películas llevan oculta una marca de agua que, invisible al ojo humano, identifica la sala donde se ha proyectado. Esto permite seguirle el rastro en Internet.

La policía ya intervino páginas web de este grupo en 2007

A esta operación se unen otras dos en la última semana. El jueves se liberaba con cargos a un joven de Valladolid detenido durante tres días, acusado de subir a Internet decenas de películas. En su caso, la situación se complica, puesto que usaba la conexión WiFi de sus vecinos para enviar el material a la Red. Por otro lado, la semana pasada eran detenidas cuatro personas en Madrid acusadas de montar un videoclub pirata. En este caso, cobraban una cantidad por acceder a los títulos. La policía aseguró entonces que muchos de los usuarios registrados aquí son a su vez dueños de páginas de enlaces P2P.

Para el abogado Carlos Sánchez Almeida, la policía está afinando el tiro cada vez más. 'En 2003 iban contra las páginas de enlaces a bulto. Ya en 2006 cambiaron de estrategia, buscando relacionar a los dueños de estás páginas con los que graban; algo que, ahora, parecen haber conseguido. Eso sí, tendrán que demostrar que han subido las películas con ánimo de lucro', añade.

Servidores extranjeros

Aunque hay que ver en qué queda todo tras el juicio, la primera de las operaciones policiales dada a conocer el pasado día 4 revela algunos detalles novedosos. Los detenidos subían los archivos a servidores de Francia, Holanda y Reino Unido para su descarga directa por los usuarios y no mediante el uso de programas P2P. La otra diferencia clave con las páginas de enlaces es que aquí se exigía un pago mensual para acceder al material.

Acceso al wifi del vecino

El detenido en Valladolid lo fue por dos hechos diferentes: presuntamente vulneró la propiedad intelectual al subir material protegido a Internet. Pero, al no tener conexión propia, usaba el acceso inalámbrico de sus vecinos. Para ello, contaba con programas informáticos para reventar la protección de la conexión WiFi. También aquí, el material aparecía en sitios de descarga directa que exigían un pago para descargar las películas a mayor velocidad.