Público
Público

Pantentes España alcanza su mayor cifra histórica de patentes europeas

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Barcelona destacan en el ranking de las mayores solicitantes de patentes europeas en 2017.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la OEP, Benoît Battistelli, y la portavoz, Jana Mittermaier, presentando el informe anual de la OPE/ EFE

En la tendencia alcista que viene produciéndose en los últimos tres años, la innovación española ha vuelto a registrar una de las mayores tasas de crecimiento en 2017, un 7,4%, solo por detrás de Austria y Dinamarca. A pesar de haber sufrido varios vaivenes a lo largo de la última década, fruto de la crisis económica y los recortes que asolaron a la investigación pública española en el período 2012-2014, el crecimiento acumulado ha situado a España en su máximo histórico con 1.676 patentes presentadas (805 concedidas).

Tras unos años en los que la investigación privada lideraba las solicitudes de patente europea, con Telefónica y Laboratorios Esteve a la cabeza, la recuperación experimentada por el sector público en 2017 también deja buenas señales para la innovación española. De este modo, al liderazgo exhibido por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con 43 solicitudes, se añaden los 26 registros ostentados por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) que la sitúan en cuarto lugar. Fundación Tecnalia Research & Innovation (27 solicitudes) y Laboratorios Esteve (26) ocupan el segundo y tercer puesto de los mayores solicitantes de patente europea.

El impulso liderado por la UAB perpetúa la fortaleza de la innovación en Catalunya, que abarca el 37’6% de las solicitudes españolas presentadas ante la Oficina Europea de Patentes (OEP), con un crecimiento del 15’7%, y seguida muy de lejos por la Comunidad de Madrid (19’3%), País Vasco (12,6%) y Andalucía, que tras experimentar un aumento del 52’4% en 2017 se cuela en el cuarto lugar del ranking.

Entre los campos tecnológicos que lideran la investigación española se encuentra la química fina orgánica, con un vigoroso cambio respecto a 2016 del 51’6%, seguida de la maquinaria electrónica, equipos, energía y productos farmacéuticos.

Pese a las buenas noticias que llegan desde la OEP en la presentación de su informe anual, España sigue ocupando un papel testimonial en la innovación europea. Frente al potencial de Alemania, Francia o Reino Unido, otros países con similar o menor población que España nos superan con creces en registro de patentes. Así, el particular éxito de Suiza, con un marco económico excepcional para las empresas y la innovación, la sitúa en el sexto lugar de los países más innovadores (7.283 solicitudes); seguida por Holanda (7.043), Suecia (3.728), Austria (2.213), Bélgica (2.155) o Dinamarca (2.114).

La debilidad innovadora de España queda patente en el número de solicitudes por millón de habitantes (Mhab). Tenemos que retroceder hasta el puesto 27 para encontrar a España, con 34 registros de patentes por cada millón de habitantes en 2017. A la cabeza se encuentran Suiza con 884 (Mhab), Holanda (412) y Dinamarca (377).

Huawei encabeza el ranking mundial de solicitudes de patentes


El ejercicio 2017 ha supuesto un hito en la historia de la OEP, al colocarse por primera vez una empresa china en lo más alto de la clasificación de patentes europeas. De esta forma, la tecnológica china (2.398 registros) desbanca a Philips como líder en patentes europeas, seguida por Siemens, LG, Samsung y Qualcomm. Esta clasificación evidencia el liderazgo de las empresas asiáticas, con solo una empresa europea entre las que más patentan (Siemens).

Como manifestó el presidente de la OEP Benoît Batistelli en rueda de prensa, el primer puesto de China responde a una vocación cada vez más orientada al mercado europeo, aunque Estados Unidos sigue siendo el principal acaparador de la innovación china. A nivel global, Estados Unidos es el país que más patente en territorio europeo con 42.300 solicitudes junto a Alemania (25.490).

Pese a la preponderancia de este perfil de empresas, la tecnología médica sigue liderando la solicitud de patentes europeas, seguida por la comunicación digital y la informática. No obstante, en los últimos cuatro años destaca el papel cada vez más importante de la inteligencia artificial y de lo que ya se conoce como la “cuarta revolución industrial”. En esa línea, las patentes solicitadas en lo relativo a objetos inteligentes conectados ha aumentado en más del doble (54%) entre 2013 y 2016.

El impulso definitivo hacia la patente unitaria europea

Tras cuatro años de recursos, negociaciones y ratificaciones de los estados miembros, parecía que en 2017 la patente unitaria europea encaraba su recta final hacia la ratificación. Sin embargo, a la Oficina Europea de Patentes no han dejado de crecerle los enanos. Primero fue el rechazo de España, Croacia y Polonia, debido a la supuesta discriminación lingüística que sufriría nuestro país con la patente unitaria, que contempla como idiomas oficiales el inglés, el francés y el alemán. Impedimento que quedaría resuelto con una división en territorio español que trabajara en castellano, como aseguró el vicepresidente de la OEP Alberto Casado a este diario.

En la actualidad, cada sistema nacional de patentes de los 28 países que conforman la Unión Europea conviven con el supranacional de patente europea que gestiona la OEP (organismo independiente de la UE). Tanto con la patente nacional como con la europea, la empresa que desea patentar está sometida a la legislación propia de cada país miembro. La patente unitaria vendría a romper con el laberinto jurídico actual, reduciendo en un 70% los costes en las tramitaciones mediante una única licencia en vigor en el conjunto de la UE.

Al rechazo de estos países se sumaría en 2016 la incertidumbre generada por el Brexit en Reino Unido, más si cabe cuando la sede central del Tribunal Unificado de Patentes se instalaría en Londres. En un ambiente de hostilidades entre el gobierno británico y los responsables europeos, nada hacía presagiar un final feliz para este litigio. Sin embargo, el pasado mes de febrero se presentaban los cambios necesarios en la legislación que permitirán la instalación del tribunal en su territorio con la firma del Consejo Privado de la reina Isabel II.

Aunque aún quedan pendientes litigios como el recurso de inconstitucionalidad en Alemania planteado contra la patente unitaria, todo parece indicar –según señaló Benoît Batistelli en rueda de prensa- que el impulso final hacia su ratificación tendrá lugar a lo largo del 2018.