Público
Público

El Parlamento alemán da el visto bueno al apagón nuclear

Alemania cerrará de manera definitiva sus centrales en 2022 y y apostará por las energías renovables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El parlamento alemán ha aprobado de manera definitiva esta mañana, con 513 votos a favor y 79 en contra, la propuesta de la canciller Angela Merkel para poner punto y final a la energía nuclear en 2022. El de hoy se trataba del último escollo que debía superar la propuesta de Merkel para consolidar un apagón nuclear que será progresivo y finalizará dentro de 11 años.

Después de la catástrofe de Fukushima, el Gobierno comenzó a trabajar en la idea de apagar los 17 reactores que tiene el país y preparar un nuevo plan energético centrado en las renovables. Para poder llegar a esa meta, a principios de mes el Ejecutivo aprobó una serie de decretos ley en los que se establecían los términos del cambio.

Para 2020 el 35 % de la producción eléctrica en Alemania se hará en plantas de energía renovable. Cuota que deberá ser ya del 80 % en 2050. Además, se espera que las emisiones de gas bajen un 40% y se reduzca el consumo eléctrico un 10 % a lo largo de los próximos diez años.

Para ello será necesario no sólo fomentar la construcción de nuevos parques eólicos, sino ampliar drásticamente las redes de alta tensión o incentivar la renovación ecológica de los edificios para reducir su consumo energético.

Merkel, ante las críticas surgidas por haber hecho semejante proposición a pocos días de las elecciones, se ha empeñado en explicar que esta iniciativa arte sólo de una parte de la sociedad muy procupada por los acontecimientos que se vivieron en Japón.

Y de la misma manera pidió el apoyo del Parlamento esta mañana el ministro de Medioambiente, Norbert Röttgen, que aseguró en su discurso que éste es un proyecto 'ciudadano' y 'liderado por el Gobierno' que supone una 'gran oportunidad' para Alemania.

Renate Künast, portavoz del grupo parlamentario de Los Verdes, recordó que su decisión de apoyar el 'apagón' no es incondicional y subrayó que el trámite de hoy es 'sólo un paso intermedio' porque quedan muchos temas pendientes en materia energética como el desarrollo de las renovables o el establecimiento de un cementerio nuclear permanente.

Sin embargo, el gran consenso sobre el 'apagón' nuclear no se amplió al resto del variado paquete de medidas que el Ejecutivo llevaba a la cámara baja dentro del paraguas denominado Cambio energético, que no obstante fueron aprobados gracias a los votos de la coalición.

Entre las medidas aprobadas en el Bundestag se encuentra el cierre definitivo de los ocho reactores atómicos, los siete más antiguos y uno con problemas, que fueron suspendidos de manera temporal tras la catástrofe de Fukushima, así como el calendario de cierre de los restantes.

El programa del 'cambio energético' se debatirá el viernes de la semana que viene en el Senado, donde no se esperan grandes sorpresas o alteraciones del texto legal, pese a la conformación regional de la cámara alta.