Público
Público

Los partidos apoyan un pacto por la Ley de la Ciencia

PP, PNV Y CiU confirman su voluntad de alcanzar un acuerdo para aprobar en bloque la nueva ley que regulará el sistema de I+D

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciencia podría hacer posible lo que la crisis económica no está logrando: unir a todos los partidos políticos en un gran pacto de Estado. El Gobierno quiere consensuar con el arco parlamentario la nueva Ley de la Ciencia, y los partidos de la oposición parecen dispuestos a participar en el que será el mayor cambio en la ciencia española en 25 años, y que pretende sentar los cimientos del futuro sistema de I+D.

Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación, ha manifestado varias veces su voluntad de que la ley, en la que lleva trabajando casi dos años, se apruebe en el Congreso con un pacto en el que participen todos los grupos parlamentarios. A la espera de reunirse con ella hoy en un almuerzo de trabajo, los portavoces de los grupos del PP, PNV y CiU confirmaron a Público su disposición de firmar ese pacto. Señalan, sin embargo, que habrá que añadir y concretar aspectos que no quedan claros en el actual articulado, que el Ministerio envió ayer a los grupos parlamentarios.

La ministra explica hoy la ley a los grupos parlamentarios

'El PP y el PSOE compartimos en nuestros programas el compromiso de sacar adelante esta ley', explica Gabriel Elorriaga, portavoz de Ciencia y Tecnología del PP en Congreso. Señala que 'la iniciativa tiene un amplio grado de acuerdo' y manifiesta su voluntad de llegar a un pacto. 'El problema es que la ley no se quede corta', añade.

Uno de los grandes peros del PP es la formulación de la Agencia Estatal de Investigación. Este nuevo órgano es una de las claves del nuevo sistema de I+D, pues, junto al CDTI, centralizará la gestión de los fondos y reducirá a la mitad el papeleo necesario para otorgarlos, según fuentes del Ministerio. Si queda intacta tras su paso por el Congreso, la Agencia funcionará con modelos plurianuales y no anuales como hasta ahora.

Elorriaga considera que el nuevo borrador 'no aporta nada nuevo' respecto a este órgano y que incluso la versión anterior tenía más detalles. Resume que 'al borrador le falta mucha ambición, pero sabemos que la ministra [Garmendia] la tiene'.

La Agencia Estatal recibe críticas de partidos políticos y de sindicatos

CiU cree que el pacto depende de una ley que potencie la innovación y la transferencia de tecnología. 'Nunca antes hemos necesitado tanto que la ciencia y la innovación se incorporen a nuestra economía', explica Inma Riera, portavoz de ciencia de la coalición catalana en el Congreso. Añade que con la ley 'nos jugamos parte de la competitividad', y adelanta que, si el Gobierno se encarga de fomentarla, 'nos tendrán de su lado'.

Por su parte, fuentes del PNV confirmaron la voluntad de llegar a un acuerdo, ya que su portavoz, José Ramón Beloki, ha sido uno de los principales defensores de la necesidad de una nueva Ley de Ciencia que sustituya a la actual, que data de 1986. La condición del PNV será que se siga 'punto por punto' una moción impulsada por Beloki en el Congreso, explican fuentes del partido. Una de las exigencias de la moción es que se publique en un año la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología, que trazaría el plan general de I+D español para los próximos cinco años.

Esa estrategia es, según el borrador de la ley al que ha tenido acceso este diario, 'el instrumento para alcanzar los objetivos generales establecidos' en la Ley de la Ciencia. Abarcará varios años, aunque el Ministerio aún no ha especificado cuántos, ni tampoco cuál será el plazo para elaborarlo.

'PP y PSOE queremos sacar adelante esta ley', explica Elorriaga

Los grupos llevarán hoy a Garmendia esta y otras reivinidicaciones mientras que, por la tarde, será el secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, el que explique el proyecto a los sindicatos.

A falta de realizar un análisis pormenorizado con sus equipos en la mañana de hoy, los representantes de CCOO y UGT en esta área celebraron la llegada del borrador y consideraron que 'es mejor' que el anterior. Ambos sindicatos rechazaron de plano el texto previo porque no recogía sus reivindicaciones laborales sobre la carrera de los investigadores.

El borrador es 'mejor que el anterior', coinciden UGT y CCOO

El nuevo texto detalla que ya no habrá becas, sino contratos desde el primer año, primero temporales y después indefinidos, lo que gusta a los sindicatos. 'Con este borrador se reduce el tiempo de precariedad de los investigadores', explica Patxi Sanjuán, secretario de Innovación e Industria de UGT e interlocutor de Ciencia en la reunión de hoy.

'Este borrador mejora el anterior, aunque aún hay cuestiones por limar', comenta Salce Elvira, secretaria de Investigación, Desarrollo e Innovación de CCOO, el otro sindicato que se reúne con Ciencia. Ambos se muestran satisfechos con la nueva carrera científica, pero ahora piden que se concrete cómo será la carrera de los técnicos y el personal administrativo que también trabaja en los Organismos Públicos de Investigación (OPI) . Sanjuán también pedirá más detalles sobre la Agencia Estatal de Investigación, pues considera que 'no se explica en el borrador'. 'Me deja perplejo', señala. 'Con los detalles actuales puede tratarse de algo extraordinario o no servir para nada', añade .

Quienes menos celebraron la reforma de la carrera científica son los jóvenes investigadores, que aún mantienen una manifestación convocada en Madrid para el 6 de marzo. La protesta pedirá un pacto de Estado por la Ciencia y un aumento de la inversión en I+D, explica Salomón Aguado, portavoz de FJI/Precarios, una de las organizaciones convocantes. 'Acogemos este nuevo borrador con reservas, pues aún no es definitivo', añade. También coincide en que la nueva versión de la ley es 'mejor que la anterior'. El Ministerio ha citado a la organización a una reunión la próxima semana. En ella, la FJI planteará algunas de sus inquietudes, como el hecho de que la nueva carrera investigadora sólo cubra a OPI y universidades, y no a aquellos que trabajan en empresas o universidades privadas. Estas últimas sólo tendrán que aplicar los contratos creados por Ciencia si se financian en parte con fondos públicos. 'No lo vamos a permitir ni lo van a permitir los sindicatos', comenta. También quieren que el modelo entre en vigor nada más aprobarse la ley y que los contratos para los investigadores más jóvenes, los predoctorales, lleguen en un mes.

Los precarios se manfiestarán el próximo 6 de marzo en Madrid

Fuentes del Ministerio de Ciencia explican que la ley dispone de un año de 'transición' para pasar del modelo antiguo al nuevo. Otro colectivo de investigadores jóvenes que aún está en vilo es el de quienes disfrutan de un contrato Ramón y Cajal. Los nuevos contratos para doctores, de cinco años, sustituirán a esta modalidad, según explicó ayer Garmendia en la cadena Ser. Lo que no ha aclarado el Ministerio es qué pasará con los que ya tienen un Ramón y Cajal, lo que causa inquietud en este colectivo, dice Noemí Cabrera, portavoz de la Asociación Nacional de Investigadores Ramón y Cajal. 'Creemos que van a desaparecer, pero queremos saber si se nos va a estabilizar o no', reclama.