Público
Público

"Estamos perdiendo valiosos datos por no tener allí un barco científico"

Los expertos critican que no se haya enviado un buque a estudiar qué está ocurriendo bajo el mar de Las Calmas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Durante la tarde y noche del lunes nadie era capaz de afirmar a ciencia cierta si se había producido una erupción bajo las aguas del mar de Las Calmas. Esa situación se habría podido resolver, según varios expertos consultados, de haberse enviado a la zona alguna de las naves de investigación con que cuenta España. Ayer martes, al cierre de la edición, tan sólo se había sobrevolado la zona con helicópteros y se habían tomado muestras en la superficie del agua a bordo de una nave de Salvamento Marítimo, métodos muy alejados de la sofisticación tecnológica necesaria para saber qué ocurre a más de 900 metros de profundidad. El Gobierno de Canarias no solicitó la ayuda de Madrid para movilizar esa nave para emergencias, que depende del Ministerio de Fomento, hasta el lunes.

Sin embargo, algunos expertos lamentan que no se haya movilizado el importante potencial científico español para investigar en el mar, puesto que se contaba desde hace días con la posibilidad de que el terremoto desencadenara una erupción submarina. 'Estamos perdiendo información valiosísima, datos irreemplazables', lamenta el catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas Francisco José Pérez Torrado, quien echa de menos un buque oceanográfico en Canarias.

El Instituto Español de Oceanografía cuenta con el material necesario para poder investigar lo que está ocurriendo el sur de El Hierro. Así lo afirma su director, Eduardo Balguerías, quien confirmaba ayer a este diario que todavía nadie les ha llamado. 'No tenemos ninguna solicitud de información ni requerimiento para que realicemos una intervención. Pero podemos aportar lo que nos demanden en cuanto lo requieran', asegura.

En Canarias se encuentra el buque Profesor Ignacio Lozano, una nave que podría encajar 'perfectamente' en las necesidades de una misión como esta. La directora del Centro Oceanográfico de Canarias, María Ángeles Rodríguez, confirmó que el comité de emergencias que lleva las riendas de la crisis herreña conoce 'al detalle' el material con el que cuenta este organismo, pero ayer nadie les había pedido nada. Ayer por la tarde, sin embargo, fuentes de ese comité aseguraron a este diario que estaban preparando el 'papeleo' para solicitar alguna embarcación científica que les ayude a detallar qué ocurre.

La mejor manera de averiguar qué sucede en Las Calmas sería enviar allí un submarino teledirigido llamado Liropus 2000, que fue adquirido el año pasado por millón y medio de euros y cuenta con cámaras y sensores que transmitirían información en tiempo real. Pero se encuentra en plena fase de puesta a punto en Cantabria, junto al barco que lo transporta, el Ramón Margalef. 'El problema es que no se puede movilizar uno de estos buques por si acaso, ya que tienen una agenda detallada con dos años de antelación. Además, uno de estos barcos supone un gasto diario de unos 10.000 euros', asegura Balguerías.

La última erupción volcánica bajo el agua de importancia se produjo en abril de este año en el volcán Axial, frente a las costas de Oregón. De esta erupción no se tuvieron noticias hasta julio, cuando unos investigadores sumergieron unas cámaras hasta allí, dando con la pistola humeante que buscaban.