Publicado: 07.04.2015 14:16 |Actualizado: 07.04.2015 14:16

"Las petroleras ven en el deshielo del Ártico la oportunidad y el beneficio económico"

Greenpeace presenta la expedición "Mujeres por el Ártico", que partirá el próximo miércoles 8 de abril junto con la conocida actriz Elena Anaya y la reconocida medallista olímpica Gemma Menguall para pedir la protección del océano.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6
Comentarios:
En los últimos 30 años se han perdido tres cuartas partes del volumen de hielo en el Ártico./ Greenpeace

En los últimos 30 años se han perdido tres cuartas partes del volumen de hielo en el Ártico./ Greenpeace

MADRID.- La Organización No Gubernamental ambientalista Greenpeace, junto con la conocida actriz Elena Anaya y la reconocida medallista olímpica Gemma Mengual, viajará este miércoles 8 de abril hacia el Círculo Polar Ártico para pedir la protección del océano y luchar para que en junio el convenio internacional OSPAR asegure la primera área marina protegida del Ártico.

La expedición, llamada "Mujeres por el Ártico", contará con la actriz y la nadadora, con una científica experta en ecosistemas en peligro, una prestigiosa periodista internacional, una pastora de renos y una cantante tradicional indígena, ambas pertenecientes al pueblo Sami, una de las comunidades indígenas del Ártico. Estas seis mujeres partirán hacia Finlandia, visitarán el lago Inari y la parte noruega del océano Ártico para "hacer historia" y "dar un paso gigante en la protección del Ártico". Pilar Marcos, la coordinadora de la campaña de Ártico de Greenpeace ha dicho que con esta expedición pueden lograr que un 10% del océano sea protegido. "El océano Ártico es el más desprotegido de nuestro planeta. El 2015 es un año crucial porque podemos conseguir que un 10% del Ártico sea protegido, lo que equivale a la mitad de la superficie de España". 



Por tercer año consecutivo, Greenpeace continúa con la lucha porque "el Ártico sufre, también la fauna y los 4 millones de personas que viven allí". Marcos ha explicado que las temperaturas en el océano están subiendo dos veces más rápido que en otros lugares. "Esta subida de temperaturas se debe a la industria y a las petroleras. No podemos permitir que se lleven lo que es de todos. El Ártico debe ser considerado patrimonio cultural".

A esta causa, que respaldan casi 7 millones de personas, se ha sumado la conocida actriz Elena Anaya. La protagonista de La piel que habito ha dicho que para ella es "un honor" formar parte de este proyecto. "Parece que todos sabemos de todo hasta que eres consciente de los datos y cómo de peligrosa es esta situación", advierte Anaya. La actriz ha destacado que el Ártico es el hogar de 4 millones de personas que "ven cómo su identidad y sus costumbres se ponen en peligro".

Anaya cree que las petroleras y las industrias ven el deshielo del Océano como una "oportunidad y un beneficio económico". Elena cree que esta expedición es muy importante porque "en junio podríamos conseguir a través de la ONU que se declare el océano como Santuario Global para conservar este ecosistema tan frágil".

"En junio podríamos conseguir a través de la ONU que se declare el océano como Santuario Global para conservar este ecosistema tan frágil", ha dicho Elena Anaya, una de las expedicionarias.

La nadadora Gemma Mengual ha apoyado las palabras de su compañera. "Es un desafío para todos que se declare este ecosistema como Santuario. Tenemos que concienciarnos de las consecuencias del cambio climático porque nos afectan a todos". Mengual cree que la sociedad debe responsabilizarse porque "el futuro es mañana y hay que pensar en qué les dejamos a las futuras generaciones".

Elvira Jiménez, la responsable de la campaña de Greenpeace ha explicado las diferentes razones por las que es urgente proteger el Ártico. "El Ártico es vital para regular el clima del planeta. Pero con el cambio climático y el calentamiento global, sobre todo la quema de combustibles fósiles, se ha perdido el 75% de volumen de hielo del océano". Jiménez ha denunciado que los causantes del cambio climático son las industrias energéticas y petroleras, y "a medida que se produce el deshielo se abren nuevas posibilidades de explotación de petróleo y actividades de perforación". Elvira ha declarado que no solo las petroleras y las industrias del gas ven esta situación como una oportunidad, sino que también el sector pesquero y la industria del transporte ven esta región como una zona potencial para desarrollar sus actividades. "Hay que poner freno a todas estas amenazas".

La coordinadora y responsable de la campaña de Greenpeace han indicado que las aguas internacionales del Océano Ártico están completamente desprotegidas, con un 0,25%. "Queremos que el Ártico y en concreto las aguas internacionales se protejan y se declaren como Santuario, lo que evitaría la explotación, la extracción de combustibles y la pesca".

Jiménez ha hecho un llamamiento y pide a OSPAR (Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste) que propongan la protección del Ártico "de forma urgente". OSPAR es la única herramienta legal que permite en la actualidad declarar una zona protegida en el área del Santuario Ártico. Por ello, Elvira, el altavoz de casi 7 millones de personas y de Greenpeace demanda que "no respondan a los intereses de las industrias y que se comprometan para que el 2015 sea el año del cambio". La Comisión Europea también apoya este proyecto, ya que como han explicado las portavoces de Greenpeace "crearán una directiva para la protección de estas aguas".

"El futuro es mañana y hay que pensar en qué les dejamos a las futuras generaciones", ha señalado Gemma Mengual.

Pilar Marcos ha querido recordar la labor que están llevando a cabo seis activistas de Greenpeace, que han interceptado en medio del océano Pacífico la plataforma Shell Polar Pioneer, que se dirige al Ártico para realizar perforaciones petroleras en el mar de Alaska. "Llevan 16 horas subidos a una plataforma para decir no a las prospecciones del Ártico. Resistiremos hasta que nos dejen para impedir que lleguen al Ártico".

Por último, Pilar y Elvira han destacado que no solo van mujeres a esta expedición, pero que las "Mujeres por el Ártico" quieren ser el espejo del sector femenino de los pueblos indígenas del Ártico. "El 35% de la población del Ártico son mujeres. Sin embargo, Greenpeace está formado por mujeres y hombres".