Público
Público

La pistola imprimible escapa al control de EEUU

Decenas de miles de personas descargan los planos del arma pese al intento del Gobierno de Obama de impedir su difusión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pistola de plástico descargable es ya una realidad y aunque el Gobierno de EEUU está haciendo lo posible por evitar su distribución, lo cierto es que no lo está consiguiendo: la web de su creador ya ha retirado los archivos, pero estos siguen circulando en las redes P2P.

La compañía Defense Distributed había anunciado hace meses sus avances en el diseño de los planos de un arma. Esta semana lo consiguió y la noticia corrió como la pólvora: cualquier persona desde su casa podía descargarse los archivos de un arma con capacidad (teóricamente) letal y fabricarla si cuenta con una impresora 3D -disponibles desde unos 400 euros- . Con el peligro añadido de que al estar hecha casi enteramente en plástico -solamente tiene una pieza de metal a modo de percutor- es mucho más difícil de detectar.

Cody Wilson, de 25 años y fundador de Defense Distributed, realizó una demostración esta semana sobre el funcionamiento del arma. Su intención, facilitar el acceso a armas de fuego sin el control de las autoridades.

Aunque en teoría el arma podría funcionar, Wired señala que lo tosco del diseño hace hoy por hoy más fácil conseguir un arma que fabricarla. Además su funcionamiento sería altamente impreciso y no se puede descartar que pudiera herir a quien la empuña. 

Los archivos siguen disponibles a través de sitios, como The Pirate Bay España y EEUU lideraron en las primeras horas las descargas de 'Liberator', como la ha llamado su creador. Entre el lunes y el miércoles se contabilizaron 100.000 descargas en todo el mundo en la web de la compañía y del sitio Mega, del controvertido Kim Dotcom, especializado en evitar que las autoridades rastreen las actividades de los usuarios.

Ante la polémica, el Gobierno de Obama escribió una carta a su creador obligándole a eliminar del acceso público los polémicos planos. 'Los archivos han sido eliminados del acceso público como petición del Departamento de Defensa de Controles Comerciales de EEUU', reza un mensaje en la web Defcad.org. La carta apela al Reglamento Internacional de Tráfico de Armas (ITAR) para exigir su retirada, según ha explicado la revista norteamericana Forbes, que ha tenido acceso a la misma.

Al igual que con las descargas de música, impedir su difusión es casi imposible

Sin embargo, los archivos siguen disponibles en la red a través de sitios como, como The Pirate Bay, gracias a las redes P2P. Al igual que sucede con las descargas de música o de películas, controlar la trasmisión de información, que al fin y al cabo es lo que son los polémicos planos, es casi imposible en internet.

La emergente tecnología de las impresoras 3D destinadas a los consumidores ha captado una gran cantidad de atención a raíz de los últimos modelos presentados, cada vez más eficientes y baratos.

Con ellas se puede fabricar casi cualquier pieza, desde tornillos hasta maquetas, pasando por juguetes, y están empezando a popularizarse. Se pueden conseguir por precios realmente bajos -desde 400 euros, si se compra por piezas-.

Prometen cambiar el modelo productivo, permitiendo a las personas fabricarse por sí mismas objetos como muebles, prótesis, o una bici. Un avance tecnológico que, como casi todos, también puede tener malas aplicaciones.