Público
Público

Un plan quiere aumentar un 66% los linces en 2016

El nuevo programa Life pretende rebajar un peldaño el nivel crítico de amenaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya no basta con aumentar las poblaciones del lince ibérico, una especie en peligro crítico de extinción, sujeta, además, a múltiples amenazas externas como los atropellos o la proliferación de trampas. El reto ahora es dar un salto de calidad y conseguir que el lince salga de la UCI, es decir, rebajar el nivel de amenaza un peldaño, hasta la categoría inmediatamente mejor: peligro de extinción.

Ese es el objetivo con el que comienza a caminar el nuevo programa Life para la conservación de la especie, que tiene previsto, para lograrlo, aumentar hasta un 66% las poblaciones: de 270 en el año 2010 hasta los 450 ejemplares en 2016.

El objetivo es incrementar el total de ejemplares hasta los 450

Iberlince, liderado por Andalucía, es el tercer programa aprobado por la Comisión Europea para la conservación de la especie y supone una inversión de más de 34 millones de euros. La iniciativa pretende restaurar la distribución histórica del lince ibérico en España a través de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura y Portugal y establecer también nuevas áreas para la reintroducción de poblaciones autónomas. Para ello, la Consejería andaluza de Medio Ambiente espera alcanzar en 2016 cuatro nuevas poblaciones en zonas de la Península donde la especie estuvo presente históricamente.

'No es una elección sentimental, sino un asunto estratégico que requiere del compromiso de toda la población con el futuro sostenible', manifestó ayer el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, durante la presentación del proyecto, en Montoro (Córdoba), junto con la ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Rosa Aguilar, informa Efe. La ministra destacó la otra cara del programa: los importantes beneficios socioeconómicos que reportará. El anterior proyecto Life generó casi 30.000 jornales y una treintena de contrataciones estables entre especialistas y técnicos, según la Consejería. Además, se realizaron subcontratas a unas 500 pequeñas y medianas empresas por valor de más de 6,8 millones de euros.

La iniciativa pretende implantar cuatro nuevas zonas de reproducción

La evolución del lince ibérico ha estado marcada por altibajos en los últimos años: los atropellos, la caza furtiva e incluso una enfermedad renal causada por un suplemento vitamínico se han llevado por delante a decenas de ejemplares. Ecologistas en Acción remarcó ayer la peligrosidad de esas amenazas externas y culpó, sobre todo, al control de predadores.

'Los atropellos no explican por sí solos la desaparición de las decenas de linces que se dispersan desde los núcleos de cría en Doñana y Sierra Morena. Ni por qué no terminan de asentarse poblaciones estables en otras comunidades donde las condiciones de hábitat son idóneas. El control de predadores lleva a la proliferación de cajas-trampas y lazos', denuncia la organización.

No obstante, las cifras han ido remontando el pesimismo. Hace nueve años, cuando el lince ibérico estaba a punto de desaparecer, quedaban solamente 102 ejemplares en Andalucía. Hoy, esa población casi se ha triplicado.