Publicado: 27.10.2015 10:42 |Actualizado: 27.10.2015 10:42

El polvo de la Estación Espacial Internacional está lleno de bacterias patógenas

Científicos de la NASA descubren bacterias patógenas oportunistas en muestras de polvo de la ISS, en su mayoría, se trata de bacterias inocuas en la Tierra, pero que pueden conducir a infecciones que resulten en inflamaciones o irritaciones de la piel.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
El polvo de la Estación Espacial Internacional está lleno de bacterias patógenas. /NASA

El polvo de la Estación Espacial Internacional está lleno de bacterias patógenas. /NASA

MADRID.- Científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA han descubierto bacterias patógenas oportunistas en muestras de polvo de la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés).

Una nueva investigación, publicada en 'Microbioma', determinó que, en su mayoría, se trata de bacterias inocuas en la Tierra, pero que pueden conducir a infecciones que resulten en inflamaciones o irritaciones de la piel.

Los hallazgos de este estudio ayudarán a la NASA a establecer una línea de base para el seguimiento de limpieza de la ISS, que a su vez ayudará a controlar la salud de astronautas en el futuro.



A pasar de que los científicos han detectado algunos datos nuevos, el estudio explica que se ha basado en el análisis genético, por lo que no se ha podido concluir si estas bacterias son perjudiciales para la salud de los astronautas.

La ISS es un entorno construido único en el que se experimenta la microgravedad, la radiación espacial y el dióxido de carbono elevado constante en presencia de los seres humanos. Por ello, la comprensión de la naturaleza de las comunidades de microbios --el microbioma-- en la ISS es clave para la gestión de la salud del astronauta y del mantenimiento de los equipos ISS.

Anteriormente, ya se habían realizado técnicas de microbiología tradicional, con cultivos de bacterias y hongos en el laboratorio, con el fin de evaluar la composición de esta comunidad. Ahora los científicos de la NASA han utilizado las últimas tecnologías de secuenciación de ADN para identificar con rapidez y precisión los microorganismos presentes en la ISS, llenando los vacíos dejados por los métodos tradicionales, y resaltando los patógenos que puedan suponer una amenaza para los astronautas.

El trabajo

El equipo recogió muestras del filtro de aire y el polvo bolsa de la aspiradora de la ISS. Luego compararon estas muestras con el polvo de 'salas blancas' de la NASA, de ambiente controlado, informa el JPL.

Las principales diferencias entre las salas limpias y la ISS es que en las salas limpias circula el aire fresco, mientras que en los filtros de la ISS recircula. Además, el módulo orbital está habitado por un máximo de seis personas y de manera continuada, mientras que por las salas pasan unas 50 personas en un día, pero no la habitan continuamente.

Del mismo modo, los expertos señalan que estas salas blancas de la Tierra no son herméticas como la ISS, sino que tienen varias capas de habitaciones que impiden el libre intercambio de partículas de aire.

En el análisis de muestras para los microorganismos, los científicos tiñeron sus células con un colorante para determinar si estaban vivos o muertos. Esto les permitió medir el tamaño y la diversidad de las poblaciones de bacterias y hongos viables, y determinar cómo las condiciones en las salas blancas de la Tierra se comparan con el entorno de la ISS.

Las bacterias

Sus resultados muestran que Actinobacteria, un tipo de bacterias asociadas con la piel humana, tiene una mayor presencia dentro de la comunidad microbiana en la ISS que en las salas blancas. Los autores concluyen que podría ser debido a los regímenes de limpieza más estrictos en la Tierra.

También se encontraron dos grupos de patógenos oportunistas que pueden conducir a infecciones en las muestras de polvo de la ISS, pero la investigación no aborda la virulencia con que estos patógenos actúan en ambientes cerrados o el riesgo de infección que existe para los astronautas.

El autor principal del estudio, Kasthuri Venkateswaran, ha apuntado que, "mediante el uso de las técnicas de análisis molecular tradicionales y el ahora realizado, se puede construir una imagen más clara de la comunidad microbiana de la Estación Espacial Internacional, ayudando a detectar agentes bacterianos que pueden dañar los equipos o poner en peligro la salud del astronauta, e identificar las áreas que necesitan una limpieza más estricta".

Los autores también destacan cómo estas tecnologías de secuenciación de ADN más reciente se puede utilizar en el futuro para estudiar el impacto de la microgravedad sobre la estabilidad de la comunidad microbiana de la ISS, que será importante para misiones de larga duración, como el viaje de la NASA a Marte.