Público
Público

El precio de los tratamientos contra el cáncer se ha duplicado en diez años

Según denuncia la campaña No es Sano, se debe a un sistema de propiedad intelectual "que deja en manos de las compañías farmacéuticas la fijación de los precios de los fármacos" y a un marco regulatorio "poco transparente que beneficia a la industria en detrimento del interés público".

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5

Los pacientes deben hacer frente a otros gastos derivados del cáncer que la Seguridad Social no contempla

El precio de los medicamentos oncológicos se ha duplicado en diez años alcanzando cifras "inasumibles" para el sistema sanitario. Según el informe Los medicamentos para el cáncer: altos precios y desigualdad, que publica la campaña No es Sano, la industria farmacéutica se está beneficiando de estos medicamentos desarrollados con una importante inversión pública.

Esta situación se debe a un sistema de propiedad intelectual "que deja en manos de las compañías farmacéuticas la fijación de los precios de los fármacos" y a un marco regulatorio "poco transparente que beneficia a la industria en detrimento del interés público".

Según revela el informe citado, la industria fija los precios arbitrariamente, en función de la capacidad del mercado de cada país. Las negociaciones con las administraciones públicas están sujetas a acuerdos de confidencialidad que impiden hacer público cuánto se paga por los medicamentos

En España no es posible acceder a los acuerdos entre el Gobierno y la industria y, además, el peso presupuestario recae sobre las comunidades autónomas. Por ello, los precios de los fármacos son diferentes entre regiones y hospitales.

La falta de transparencia y la posibilidad de regular los precios que tienen las farmacéuticas "pone en peligro los recursos finitos del sistema sanitario y obligando a recortar de otras partidas muy necesarias".

En España, algunas de las terapias más empleadas para tratar tumores alcanzan hasta los 100.000 euros por paciente al año. Unos precios "inasumibles" para el sistema sanitario, sobre todo teniendo en cuenta que cada vez es mayor el número de casos diagnosticados.

El informe analiza cuatro fármacos en concreto que generan "enormes ingresos" a las compañías que los comercializan y que han contado con una importante inversión pública en su fase de desarrollo. 

Uno de ellos es el trastuzumab, para cáncer de mama, cuya investigación fue apoyada en gran parte por filántropos y fundaciones y casi el 50 % de los ensayos clínicos se realizaron con presupuesto de universidades, centros de investigación o fundaciones sin ánimo de lucro. 

Ante esto, la Plataforma ha propuesto una bajada en los precios de los medicamentos y que estos se fijen a partir de los costes reales de investigación y producción, conocer el precio real de los medicamentos y transparencia en las negociaciones con la industria farmacéutica.