Publicado: 29.05.2015 11:25 |Actualizado: 29.05.2015 11:25

El primer Princesa de Asturias de investigación resulta tener 'padre' español

Los sucesivos recortes en investigación científica dieron carpetazo en 2005 al proyecto de un investigador alicantino que ha servido de inspiración para desarrollar, fuera de España, la técnica galardonada ayer con el Princesa de Asturias.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Francisco Juan Martínez Mójica, director del departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante. /DIARIO MÉDICO

Francisco Juan Martínez Mójica, director del departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante. /DIARIO MÉDICO

Ayer la noticia era que la bioquímica y microbióloga Emmanuelle Charpentier y la profesora de química y biología molecular Jennifer Doudna eran galardonadas con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por su trabajo conjunto sobre una técnica de edición del genoma basada en las secuencias CRISPR (repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente espaciadas).

El sistema CRISPR-Cas es un mecanismo de defensa frente a los virus, en arqueas y bacterias. Se basa en matrices de repetición de ADN –los elementos CRISPR–, que funcionan en asociación con las nucleasas Cas. Los equipos liderados por Charpentier –en Suecia– y Doudna –en EE UU– habían estado investigando por separado estas proteínas Cas, asociadas a las secuencias CRISPR.



En 2012 publicaron un artículo conjunto en Science, en el que demostraron que la enzima Cas 9 de streptococus pyogenes es capaz de realizar cortes en la cadena doble del ADN y en sitios específicos con enorme precisión. Para ello, emplea una secuencia del ARN que contiene una combinación de repetidores y espaciadores y que sirve de guía a la proteína Cas.

Esta tecnología de edición genómica, que ha sido ampliada y mejorada, ha causado una revolución en el campo de la biología molecular, en el que numerosos investigadores están aplicando este método para introducir sutiles modificaciones al genoma en loci específicamente elegidos de una amplia variedad de células y tipos celulares.

Pero hoy la noticia es otra. Según revela el diario El Mundo, el proyecto de un investigador alicantino, al que el Gobierno de Zapatero negó financiación en 2005, inspiró la técnica galardonada con el Princesa de Asturias.

Fue la primera persona que se fijó en estos fragmentos genéticos presentes en las bacterias y a los que nadie había prestado atención

Francisco Juan Martínez Mójica fue la primera persona que se fijó en estos fragmentos genéticos presentes en las bacterias y a los que nadie había prestado atención. Ni su investigación durante casi una década, ni sus publicaciones, ni se insistencia posterior sirvieron para convencer a los responsables del Ministerio de Educación y Ciencia para financiar el proyecto.

En declaraciones a este diario, Charpentier ha reconocido que "la investigación de Martínez Mójica fue clave ya que identificó y describió una marca que es crucial para el reconocimiento del ADN por el sistema CRISPR-Cas9".

Martínez Mójica dirige actualmente el departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante, en el que lleva trabajando desde los años 80. Con el nuevo milenio, inició un estudio del sistema de inmunidad en procariotas basado en secuencias repetidas de ADN y lo que descubrió, el mecanismo CRISPR, ha abierto una puerta a la investigación, que el Gobierno cerró por los continuos recortes en investigación científica.