Publicado: 08.07.2011 08:00 |Actualizado: 08.07.2011 08:00

Primer trasplante de una tráquea sintética

El receptor, enfermo de cáncer, evoluciona favorablemente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un equipo internacional de investigadores dirigido por Paolo Macchiarini, cirujano del Hospital Universitario del Instituto Karolinska de Suecia, llevó a cabo el pasado 9 de junio el primer trasplante de una tráquea totalmente sintética, que se implantó a un paciente de cáncer que, un mes después, evoluciona favorablemente, según explicó por teléfono desde Estocolmo el investigador italiano.

Macchiarini ya revolucionó el mundo de los trasplantes cuando, en 2008, realizó en el Hospital Clínic de Barcelona el primer implante de una tráquea que no requirió de fármacos inmunosupresores para evitar el rechazo por parte del organismo de un objeto ajeno al mismo. La clave de aquel éxito, que se publicó en la revista The Lancet, fue que repoblaron la tráquea del donante con células madre de la propia paciente, lo que sirvió para engañar al cuerpo, haciéndole creer que el órgano era de la enferma, afectada por una complicación de una tuberculosis.

El órgano se hizo en Reino Unido, se preparó en EEUU y se implantó en Suecia

Pero el equipo dirigido por Macchiarini ha ido más allá en esta ocasión, utilizando una tráquea sintética biocompatible elaborada en el University College de Londres. Es una réplica de la del propio paciente, un eritreo que estudiaba Geología en la Universidad de Islandia, y que consultó con el cirujano italiano tras ser desahu-ciado en un hospital estadounidense. "De esta forma, se han evitado los tiempos de espera, no ha habido que esperar a un donante, lo que era importante porque el enfermo ya no podía tragar ni hablar, después de que un tumor surgido hace tres años se le hubiera reproducido tras un primer tratamiento de cirugía y radioterapia", afirma Macchiarini.

Una vez hecha la tráquea, se recubrió con células madre del enfermo, que se hicieron crecer sobre el órgano artificial dentro de un biorreactor de la empresa Harvard Bioscience, en Boston. "Lo más complicado fue la operación, que duró casi 14 horas y requirió de una organización compleja, en la que participaron tres países", subraya el investigador principal, quien comenta que está preparando un procedimiento similar en EEUU en un niño coreano. "Tenemos que adaptar el material a una estructura flexible, ya que el niño, evidentemente, va a crecer", apunta el médico.

El director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, valora positivamente este avance, aunque recuerda que el anterior implante de 2008 "fue bastante contestado, porque nunca se presentaron datos de seguimiento de la paciente" que, según explicó Macchiarini, "se encuentra bien". Para Matesanz, "lo complicado es que las células madre den lugar a epitelio, de ahí la importancia del seguimiento".

Hasta ahora, el procedimiento sólo se había logrado en vejigas

El experto español, que cree que la bioingeniería tisular será el futuro de los trasplantes, apunta sin embargo a que aún queda tiempo para verlo en "órganos sólidos, como el riñón".

También explica que ya se ha realizado en órganos huecos, refiriéndose a las vejigas sintéticas desarrolladas por el director del Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad Wake Forest, Anthony Atala. "La principal ventaja es que no induce rechazo", concluyó Matesanz.