Público
Público

El programa P2P LimeWire, obligado a cerrar

Un juez de EEUU obliga a la compañía a desactivar todas las opciones de su web

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Por orden judicial, Lime-Wire ha dejado de distribuir programas para compartir archivos'. Este es el mensaje que apareció esta semana en la web del hasta ahora programa P2P heredero de clásicos como Napster. Un juez federal de Nueva York emitió el miércoles una orden cautelar por la que se obliga a la compañía Lime Group a dejar de dar soporte a su programa de descargas LimeWire.

La demanda fue presentada en 2007 por la asociación que representa a la industria discográfica de EEUU (RIAA), argumentando que este programa suponía una competencia desleal con la venta de música por la vía tradicional. El juez ha considerado que los propietarios de LimeWire eran conscientes de las actividades que promovían y que, de hecho, se esforzaban por atraer a nuevos usuarios. El siguiente objetivo de la RIAA es solicitar una compensación por los daños económicos que consideran les ha causado este programa en sus diez años de historia.

Pese al cariz que ha tomado el caso, la experiencia demuestra que este tipo de demandas no ayuda a acabar con la descarga de contenidos con copyright. De hecho, LimeWire se convirtió en sucesor cuando la Justicia ordenó el cierre de programas que surgieron con anterioridad y ya existen otros programas para darle el relevo. LimeWire, por otro lado, ha sido descargado 50 millones de veces y es código abierto, lo que permite que los programadores puedan seguir mejorándolo.

Lime Group ya ha anunciado que esta resolución no supone el fin de la compañía, y que prevén relanzar un servicio de pago de descarga de música. No sería la primera en hacerlo. Napster cambió su negocio cuando los jueces de EEUU condenaron a su creador a indemnizar con 26 millones de dólares a las discográficas, pero nunca ha logrado alcanzar la misma popularidad.