Público
Público

El psiquiatra rojo que seguía a Pavlov

Florencio Villa Landa vivió el comunismo en la Unión Soviética y Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El psiquiatra Florencio Villa Landa (1912-1992) se trasladó conscientemente a la Unión Soviética movido por sus ideas, las mismas que le habían hecho afiliarse al Partido Comunista de España (PCE) tras ser dirigente estudiantil de la Federación Universitaria Escolar. Como cuenta el neurólogo Miguel Marco en la Revista de Neurología, cuando estalló la Guerra Civil, Villa Landa trabajaba en la clínica psiquiátrica del prestigioso neurólogo Gonzalo Rodríguez Lafora, en el Hospital Provincial de Madrid. En la contienda, Villa Landa prestó sus servicios médicos en el bando republicano. Al final de la guerra, emigró a la URSS para formarse en neuropsiquiatría soviética y conocer las enseñanzas de Pavlov. Allí trabajó en el modélico hospital psiquiátrico de Riazán, donde llegó a ser jefe de la sección en la que se trataba a pacientes que, además de enfermedades mentales, presentaban trastornos orgánicos. También era el anatomopatólogo del centro y hacía la autopsia a todos los fallecidos. Poseía una colección de cerebros conservados en formol. Villa Landa acabó emigrando a México y, de ahí, se trasladó a la Cuba de Fidel Castro, donde fue un introductor de la psiquiatría soviética en este país. Tras la dictadura, volvió a España y siguió ejerciendo su profesión.