Publicado: 20.11.2013 12:04 |Actualizado: 20.11.2013 12:04

Quince años de la Estación Espacial Internacional

Desde que se colocó el primer módulo, el 20 de noviembre de 1998, cinco agencias espaciales -que representan a 16 países- han trabajado juntas para construir el complejo de investigación en órbita

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer módulo de la Estación Espacial Internacional (ISS), conocido como Zarya, se puso en marcha el 20 de noviembre de 1998, hace ahora 15 años. Desde entonces, cinco agencias espaciales, que representan a 16 países, han trabajado juntas para construir el complejo de investigación en órbita, el más complejo tecnológicamente hasta ahora construido.

Para celebrar esta fecha tan señalada, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha decidido lanzar una campaña a través de la red social Twitter para que, aquellos que quieran felicitar a la ISS, puedan hacerlo con el hashtag #ISS15. La agencia ha pedido a los usuarios que expliquen lo que la ciencia, la tecnología y los astronautas han significado en estos últimos quince años.

A esta iniciativa, que comenzará a las 01.00 horas (hora peninsular) de ese miércoles, también se unirán la NASA, la agencia espacial canadiense y la japonesa (JAXA) que tuitearán durante las 24 horas.

La estación espacial es el objeto artificial más grande en la órbita terrestre. Completa una vuelta aproximadamente cada 91 minutos y se encuentra a unos 400 kilómetros de altura, aunque su situación real puede variar en varios kilómetros debido a la fricción atmosférica y a las repetidas propulsiones.

Cuando comenzó su andadura en 1998 solo estaba formada por un módulo pero, actualmente tiene trece y ha alcanzado unas dimensiones aproximadas de 110 metros por 100 metros, con una gran superficie habitable. La característica imagen de la ISS flotando en el espacio destaca por sus paneles solares, que son los que le administran energía, así como sus dos brazos robóticos, con los que trabajan y 'atrapan' los módulos de abastecimiento que les visitan regularmente cargados de agua, combustible, comida y material científico.

Uno de los logros de la ISS es que ha permitido la presencia humana de manera permanente en el espacio, pues ha habido siempre por lo menos dos personas a bordo desde el 2 de noviembre de 2000. La pasada semana, la estación orbital acogió por primera vez a nueve tripulantes, debido a la llegada de la antorcha olímpica de Sochi 2014.

Habitualmente un astronauta permanece en el espacio unos seis meses. Concretamente, son tres personas las que conviven en el módulo durante tres meses, tras lo cual reciben a otros tres compañeros que los sustituirán y con los que permanecen los tres meses restantes. En total, ya han pasado por la ISS 205 personas de 16 países y desde 2008 ha sido destino de los primeros turistas espaciales.

Desde España se pudo ver como el astronauta Pedro Duque viajaba en la nave Soyuz TMA hasta el módulo orbital en 2003. El madrileño, que actualmente se ocupa de las actividades europeas en la estación, permaneció en la ISS durante 10 días para llevar a cabo la 'Misión Cervantes', durante la cual conectó con la Tierra para hablar con el entonces presidente del Gobierno José María Aznar.

En los últimos años las redes sociales han acercado la actividad de la estación y la vida en el espacio a todos sus usuarios. Es habitual que los astronautas publiquen en estas plataformas las vistas que tienen desde la ISS, vídeos sobre cómo es su trabajo y curiosidades acerca de su vida: cómo se lavan el pelo o los dientes, cómo se puede tocar la guitarra o por qué no es posible llorar.

La vida de los astronautas a bordo es rutinaria y apenas han tenido contratiempos. Solo se recuerda la alarma creada en 2009, cuando un objeto --basura espacial-- estuvo en ruta de colisión. Desde la Tierra se activó un plan de emergencia, ya que el objeto fue detectado tarde para reaccionar de otra manera.

Los astronautas se refugiaron en la cápsula rusa Soyuz, que permanece constantemente acoplada a la estación. Los tripulantes cerraron las compuertas respectivas y activaron el control automático de la ISS ante la posibilidad de una evacuación de emergencia. Finalmente, el objeto no dañó la estación.