Público
Público

Los robots aprenden de los perros cojos

Científicos europeos estudian canes mutilados para diseñar máquinas que se adapten a amputaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los robots del futuro serán parecidos a los perros con tres patas. Así lo creen los miembros del proyecto europeo Locomorph, concebido para diseñar la primera generación de autómatas capaces de andar, correr y saltar incluso tras haber perdido una de sus patas.

'Hasta ahora, la única manera de que un robot se adapte a una avería, como el fallo de un motor, es instalarle cinco en lugar de uno para tener reservas, pero eso resulta muy caro e ineficiente', explica a Público Lijin Aryananda, investigadora del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad de Zúrich (Suiza) y una de las responsables de Locomorph. 'Nosotros queremos crear un robot que se adapte igual que lo hace un animal', añade.

Los expertos construirán varios autómatas hasta 2013

Para ello, su grupo lleva un año estudiando perros a los que les falta una pata y que aun así son capaces de andar y saltar. Los investigadores sitúan varios sensores reflectantes en el cuerpo del animal mientras este se mueve sobre una cinta de correr. Sus movimientos son grabados con cámaras infrarrojas y estudiados para observar cómo el animal redistribuye su peso y usa sus músculos para hacer frente a la cojera. Luego lo comparan con el movimiento de otros canes intactos. Ambos caminares son claves, pues esconden una dinámica que aprovecha al máximo los recursos disponibles.

'Estos animales realizan una locomoción muy eficiente y usan para ello muy poca energía', comenta Aryananda. Una de sus primeras conclusiones es que para estos animales es mucho más difícil adaptarse a la pérdida de una pata delantera que trasera. 'Las extremidades delanteras aguantan el 60% del peso del cuerpo y coordinan la dirección, mientras las traseras sirven para propulsar al animal', explica Martin Gross, otro investigador de Locomorph que presenta hoy los primeros resultados del proyecto en el Congreso de la Sociedad de Biología Experimental que se celebra en Praga (República Checa) hasta el sábado.

Los expertos ya han construido los primeros prototipos adaptables de este programa financiado con 2,7 millones de euros por la UE. Realizarán dos modelos cada año hasta 2013, cuando esperan tener el robot definitivo. 'Se podrán usar como animales de carga en minería o agricultura, y podremos desarrollar robots limpiadores u otros capaces de explorar terrenos escarpados', concluye Aryananda.