Publicado: 28.11.2013 15:19 |Actualizado: 28.11.2013 15:19

Los robots más punteros se reúnen en Madrid en su semana europea

Dispositivos desactivadores de explosivos y de exploración espacial, junto a robots velocistas y futbolistas, han mostrado sus habilidades en la III Jornada GMV de Robótica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En el año 2013 aún no ha llegado el droide de protocolo, al estilo del C3PO de George Lucas. Pero lo cierto es que convivimos, cada día más, con ingenios robóticos que asumen por nosotros muchas tareas. Algunas de ellas peligrosas, como desactivar artefactos explosivos y otras simplemente tediosas, como limpiar el suelo de nuestra casa. Y cada día van a tener más presencia. En los últimos años vivimos un crecimiento exponencial en las capacidades de la robótica, gracias a los desarrollos en materia de miniaturización, microcomputación, baterías, telecomunicaciones o de impresión 3D.

Algunos ejemplos de estos avances han podido verse en la III Jornada de Robótica que la multinacional tecnológica española GMV ha celebrado en hoy Madrid reuniendo una muestra de robots desarrollados tanto por la industria como por la universidad. La iniciativa se enmarca en la tercera edición de la Semana Europea de la Robótica, del 25 de noviembre al 1 de diciembre, que se celebra con casi 300 actividades en una veintena de países de Europa.

En el evento, se ha podido conocer de primera mano ingenios como el 'Avatar One EOD', de la empresa española Robomotion: un robot militar todoterreno que ha demostrado sus capacidades moviéndose por un agreste terrario. Manuel Núñez, uno de sus padres, explica que 'Avatar' está diseñado para realizar misiones tácticas de reconocimiento, vigilancia y manipulación de objetos peligrosos. Puede moverse en terrenos muy dispares y subir escaleras. Su pequeño tamaño lo hace apto para viajar incluso en la mochila de un operador y puede cargar con hasta 28 kilos de peso. "Se trata de un robot modular. En este caso lleva un brazo tipo pinza, pero se le puede montar otros mecanismos, como cámaras en diferentes partes, un segundo brazo con una cámara infrarroja y un largo etcétera". "Uno de sus usos puede ser la desactivación de artefactos explosivos, pero también puede usarse para misiones de NBQ y que sea capaz de detectar sustancias peligrosas, por ejemplo", explica Núñez.

GMV por su parte ha mostrado uno de sus desarrollos más punteros: 'Teodor', un robot de desactivación de explosivos y minas antipersona. Está preparado para arrastrar hasta 350 kilos y puede incorporar elementos como taladros, sierras de corte, diferentes cámaras e incluso un sistema de rayos X.

A 'Avatar' y 'Teodor' se han unido otros robots, como 'X-WAM', un dispositivo de vigilancia de Robotnik; o 'Rosphere', una esfera robotizada para la exploración de entornos agrestes, de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). O como 'MoonHound', un robot de exploración planetaria desarrollado por GMV y la UPM.

Durante el evento también han tenido lugar varias muestras de robots de competición, uno de las formas de llevar la robótica a los más jóvenes. Se ha celebrado el Gran Premio GMV 'Arenas de Marte', una competición de robots velocistas que ha supuesto el inicio de la Liga Nacional de Robótica 2013-2014, campeonato que se desarrolla mediante la celebración de distintas competiciones por toda la geografía española. Tras una carrera muy disputada , el robot 'Filigursero' se ha proclamado vencedor, quedando 'Jools' y 'eNano' en segundo y tercer puesto.

Gracias a competiciones como esta, habitualmente celebradas en museos y eventos de aficionados, se ha avanzado en la miniaturización de la robótica, explica Alberto Medina, responsable de robótica del grupo GMV. 




Hoy en Madrid también han podido verse los robots futbolistas de la asociación de robótica Educativa Complubot, cuyos socios -de entre 6 y 18 años- han ganado varios campeonatos mundiales en su área. Y también los luchadores de Sumo de Alcabot, de la Universidad de Alcalá de Henares. Julio Pastor, profesor del departamento de electrónica de la Universidad de Alcalá e impulsor de Alcabot explica que su misión principal es difundir la pasión por la robótica: "No pretendemos crear expertos mundiales, sino que los alumnos conozcan las posibilidades y salgan con una experiencia en este área". La Universidad de Alcalá celebra anualmente la Semana de la Robótica, que este año tendrá lugar en abril y acogerá conferencias, competiciones nacionales e internacionales y talleres de diversas temáticas.

Los más pequeños también han participado en esta jornada. Los equipos 'TeknoChisp (de entre 11 y 14 años) y 'TeknoChispis' (de entre 6 y 9 años), se mueven como pez en el agua entre motores, ruedas y piezas de robótica. Participan en el Torneo First Lego League (FLL), una competición para escolares que comenzó en 1988, en la que los pequeños, con la ayuda de un entrenador deben construir y programar un robot con los equipos de Lego y un número limitado de piezas.

Jimena, Laura y Eduardo explican que lo más difícil es armar el robot porque tiene que servir para muchas pruebas diferentes. "Hay que pensar los gadgets que se le ponen, que son los añadidos que sirven para hacer diferentes acciones. Tienen que ser fáciles de poner y quitar porque hay un tiempo para hacer el máximo posible de pruebas".

Este año la competición de FLL girará en torno al desafío 'Nature's Fury', donde los equipos deben buscar soluciones innovadoras para paliar los efectos de los desastres naturales. Aún no vivimos entre robots como los de las películas, pero los ingenieros del futuro ya están en ello.