Público
Público

Rusia perfora la última frontera

Científicos rusos confirman que han penetrado con éxito hasta el Vostok, un lago inexplorado sepultado bajo casi cuatro kilómetros de hielo en la Antártida. El hallazgo proporcionará claves sobre la vida alieníg

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'El 5 de febrero, a las 20.25 hora de Moscú, ocurrió en la base rusa Vostok un hecho que mantenía en vilo a la comunidad científica internacional'. Así arranca la nota que confirma que, finalmente, y después de 30 años de trabajos en las situaciones más extremas del planeta, la expedición científica rusa ha logrado perforar los 3.766 metros de hielo que separaban el lago Vostok, aislado desde hace millones de años, y la superficie.

Los científicos llevaban una semana sin dar señales de vida porque estaban trabajando contrarreloj para alcanzar su objetivo antes de que finalizara el verano antártico, lo que les obligaría a posponer el éxito de su misión hasta la siguiente temporada, a partir de noviembre. La nota (ruso), escrita por el jefe científico de la expedición, Valery Lukin, pone fin a varias semanas de especulaciones, que se dispararon el pasado lunes, cuando la agencia rusa RIA Novosti aseguró que se había logrado el objetivo, pero sin citar fuentes concretas.

El logro del grupo del Instituto de Investigación Ártica y Antártica de San Petersburgo (AARI) es trascendental por varios motivos. El principal, porque en las aguas vírgenes del Vostok se espera encontrar vida nunca conocida hasta ahora, ya que se encontrarán organismos que llevan unos 15 millones de años evolucionando al margen del resto del planeta. Además, lo que allí se encuentre proporcionará claves impagables sobre las condiciones en las que se puede haber desarrollado la vida en planetas helados como Europa, luna de Júpiter, o Encélado.

Para preservar la virginidad del Vostok, en lugar de acceder directamente a las aguas con algún artefacto, los investigadores han dejado que el líquido fluya hacia el exterior unos 40 metros. El próximo verano antártico, a partir de diciembre, los científicos rusos analizarán en profundidad el agua pura del Vostok.

Los rusos han sido los primeros en llegar hasta uno de los centenares de lagos sellados por el hielo desde hace millones de años. Aunque inicialmente anunciaron que no tomarían muestras de agua hasta diciembre, una nota de AARI asegura que tomaron muestras del agua congelada que ascendió por el boquete abierto, que se guardaron en recipientes esterilizados.

Está previsto que en noviembre, una expedición británica y otra norteamericana lleguen, gracias a mangueras de agua caliente a presión, a recoger muestras en pocos días de los lagos Ellsworth y Whillans, respectivamente.

'El éxito de mis colegas rusos demuestra, desde un punto de vista de ingeniería, que podemos tomar muestras a través de 4.000 metros de hielo', explica John Priscu, profesor de la Universidad de Montana y uno de los mayores expertos en la materia. Este investigador, muy ligado a la expedición rusa, confía en que se confirme 'de forma inequívoca que hay vida microbiana' en el lago.

'Ha sido el centro de muchos debates en el pasado que sólo puede resolverse con una muestra real. Sospecho que sus datos, junto a los de EEUU y Reino Unido, va a transformar la manera en que vemos el continente antártico: van a ampliar los límites de la vida en la Tierra', sentencia Priscu. 'Desde luego, estos son muy buenos tiempos para ser un científico polar', concluye. 

Otro de los científicos implicados en esta carrera es Martin Siegert, jefe científico de la expedición británica que tratará de tomar muestras del lago Ellsworth en noviembre, tras dejar todo el instrumental hibernando sobre la vertical del lago. Tras conocer la noticia por medio de este diario, Siegert quiso felicitar en nombre de su equipo al grupo ruso por 'completar con éxito esta fase importante de su misión de perforación, que servirán para entender el lago Vostok y los entornos subglaciales lago'.

'Estamos muy ansiosos de trabajar con los científicos rusos el año que viene cuando recuperen las muestras de agua congelada del lago en el pozo', asegura. En particular, Siegert aspira a poder comparar las mediciones directas y las muestras del lago Ellsworth con el material obtenido del lago Vostok, 'para comprender la biodiversidad y las condiciones ambientales bajo las capas de hielo de la Antártida'.

'Este es un primer paso importante en la exploración del lago subglacial, pero hay mucho por hacer', añade. Y apunta como reto de futuro 'el desarrollo de colaboraciones entre científicos de EEUU, Rusia y otras naciones para comprender estos ambientes extremos y prístinos.