Público
Público

La salida de ceniza volcánica causa otra evacuación en El Hierro

Unos 300 vecinos de La Restinga son obligados a dejar sus casas por el riesgo de la erupción  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La erupción al sur de la isla de El Hierro tomó un nuevo rumbo. A última hora de la tarde se vio por primera vez una columna de vapor y cenizas que obligó a las autoridades a ordenar la evacuación urgente del barrio de La Restinga, por segunda vez desde que comenzó el proceso el pasado 10 de octubre.

Las fuerzas de seguridad evacuaron a unos 300 vecinos que quedaban en la localidad, ya que muchos otros decidieron abandonar el barrio durante la pasada semana.

Por primera vez se registra una columna de vapor 'de 50 metros'

'Se ha visto aparecer una semiesfera gris, como una seta, a la que ha sucedido la aparición de una columna de vapor y cenizas de 50 metros aproximadamente, juzgando por lo que se podía apreciar desde tierra', explicó a este diario Carmen López, jefa de Volcanología del Instituto Geográfico Nacional (IGN). 'Ahora sólo queda esperar y ver cómo evoluciona la erupción', añadió.

Esta salida a la superficie material volcánico 'podría indicar que el punto de la erupción está más cerca de tierra y por tanto podría aumentar su explosividad, por lo que se ha ordenado la evacuación', explicó Juan Manuel Santana, director del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánico (Pevolca), en declaraciones a la Televisión de Canarias. El nivel de alerta está en nivel rojo (el máximo) en La Restinga y amarillo en el resto de la isla.

El incremento en la emisión de gases de los últimos días presagiaba un aumento de actividad bajo El Hierro. La gráfica del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) no dejaba lugar a dudas, la isla emitía más de 1.000 toneladas de CO2 al día, señal de una gran actividad magmática. Nemesio Pérez, investigador de Involcan, dijo que 'los gases son siempre precursores de cualquier actividad volcánica y evidentemente en este caso también'.

Puede indicar una 'mayor explosividad', dice Protección Civil

A pesar de estos datos, las autoridades insistieron en que no había peligro para la población, y que, aunque La Restinga estaba en nivel rojo, los vecinos podían hacer vida normal. La burbuja que apareció frente a La Restinga les obligó a cambiar rápidamente de opinión.

Durante la mañana de hoy, las autoridades estuvieron más preocupadas por los sismos registrados al norte. La actividad continuó elevada y hubo más de 40 terremotos, cinco de ellos sentidos por la población con magnitudes rozando los 4 grados.

Este incremento de actividad obligó al Pevolca a cerrar el túnel de Los Roquillos por riesgo de desprendimientos. Como adelantó Público el jueves, un informe del IGME ya había alertado días atrás de que mantener abierto el túnel era peligroso con terremotos de 4,5 de magnitud. El trayecto, que conecta el norte y el sur de la isla, permanecerá clausurado las 24 horas del día salvo para los vehículos de Emergencias. En esta misma zona también quedará cerrada la carretera de Las Puntas, HI-55 así como dos importantes instalaciones turísticas de la isla: el Ecomuseo y el Lagartario.

En cuanto a la evolución del fenómeno eruptivo en las próximas horas, María José Blanco, del IGN, anunció que se esperan más seísmos, pero nunca superiores a 4,5 grados. La duda ahora gira en torno a los dos focos de actividad en la isla, uno al sur, donde está la actual erupción, y otro al norte, donde se han concentrado los últimos sismos. Los científicos no se ponen de acuerdo. Los datos oficiales indican que ambos sucesos son parte de un mismo proceso. Pero Pérez cree que 'las señales sísmicas de la actividad del norte son completamente diferentes a la del sur, esto significa que son procesos diferentes'.

Los acontecimientos venían precedidos de un terremoto de 4,4 grados sentido el viernes a las 20:36 hora local, el más intenso sentido en la isla junto al del miércoles. Según los vecinos este terremoto fue el mayor que han vivido. Según especialistas consultados, llama la atención que de las 19 estaciones que captaron el temblor sólo una tiene asignada esa magnitud. En el resto el IGN no ha publicado los valores. Por eso y porque el terremoto fue sentido en Tenerife y La Gomera, varios geólogos sospechan que en realidad ese seísmo fue de mayor magnitud y que superó ampliamente los 4,4 grados oficiales.