Público
Público

Salvan a una ballena enredada en los aparejos de un pesquero en Gijón

Es una "yubarta", una de las especies menos habituales en la costa asturiana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una ballena de once metros y de unas doce toneladas ha sido rescatada esta mañana en la bahía de Gijón, tras haber quedado enredada en los aparejos de un pesquero a dieciséis metros de profundidad.

A las 8:20 de la mañana, el CEPESMA recibió una llamada del 112-Asturias informando de que un pescador profesional había observado un cetáceo de grandes dimensiones enganchado en su aparejo en la vertical de la playa de San Lorenzo de Gijón.

Cuando un equipo del CEPESMA accedió al lugar, Salvamento Marítimo ya había logrado colocar una boya al final de la cuerda que el cetáceo tenía enganchada en su cuerpo. El animal, que fue avistado hace tres días cerca de Llanes, fue rescatado de las redes que le rodeaban todo el cuerpo y que le mantenían retenido tres horas después, cuando ya se había desplazado hasta la vertical de la playa de Peñarrubia.

Tras su liberación se dirigió mar adentro 'aparentemente en buenas condiciones', según la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado de Asturias. La operación requirió de la colaboración de cuatro embarcaciones y de cuatro buceadores.

La yubarta o ballena jorobada es una de las ballenas menos habituales en la costa asturiana, aunque en los últimos años se han avistado otros dos ejemplares de esta especie que puede alcanzar hasta los quince metros de longitud y que se encuentra en todos los océanos.

Un cetáceo muerto ha aparecido esta tarde en la playa de San Martín de Santoña, frente al fuerte del mismo nombre. El animal llegó moribundo a la playa, donde murió a los pocos minutos, como es habitual en estas circunstancias, tanto si se trata de un ejemplar joven hambriento como si es viejo y enfermo.

Según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno y del Ejecutivo cántabro, el cetáceo, de entre cinco y ocho metros de longitud, podría ser un rorcual común, la misma especie que el ejemplar que apareció este verano en Oyambre.

El animal, que yace todavía en el arenal, será trasladado a primera hora de mañana, según el protocolo previsto en estos casos. Antes de que comience el dispositivo de retirada, en el que participarán además de la Guardia Civil, miembros del Instituto Oceanográfico, se tomarán muestras del animal para analizarlas.