Publicado: 15.04.2014 11:44 |Actualizado: 15.04.2014 11:44

Así ha sido la primera de las 'cuatro lunas de sangre'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Norteamérica y la costa del Pacífico sudamericana han podido disfrutar en la noche del lunes al martes de la primera de las 'cuatro lunas de sangre', un acontecimiento que no ocurría desde hace diez años.

El eclipse total de Luna ha comenzado con normalidad a las 07.50 horas (hora peninsular) y ha sido al llegar a la fase de 'umbra' en que el satélite queda oculto totalmente -una hora después-, cuando los observadores han empezado a ver el cambio de color en el satélite.

El eclipse duró unos 78 minutos y fue retransmitido en directo por la NASA en conexión con el Marshall Space Flight Center de Alabama (EEUU). El astrofísico de la NASA Alphonse Sterling dijo que el eclipse total, en el que la Luna pudo verse de un intenso color rojo, duró menos que los otros ocurridos hace dos décadas, y que ya había empezado la fase en la que el satélite está recuperando su habitual brillo amarillo.

El de esta noche es el primero de una tétrada de lunas rojas que se repetirá prácticamente cada seis meses hasta dentro de año y medio, un fenómeno que sólo ocurrirá siete veces en este siglo, según la NASA.

El hecho ha atraído a numerosos curiosos y aficionados a la astronomía que han dejado constancia de la experiencia en las redes sociales. Aquellos que no podían verlo en directo han podido seguir el eclipse a través de la web de la NASA y de la del proyecto GLORIA, en el que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), que retransmitía, bajo la dirección del español Miquel Serra-Ricart, desde Perú.

La principal característica de este acontecimiento es ver colorearse la Luna, pasando del marrón al anaranjado, hasta llegar a un tono más rojizo. Todo este proceso está relacionado con el reflejo del Sol en la atmósfera terrestre. Ésta, que se extiende unos 80 kilómetros más allá del diámetro terrestre, actúa como una lente desviando la luz solar, al tiempo que filtra eficazmente sus componentes azules dejando pasar solo luz roja.

La excepcionalidad de este suceso se debe a que sólo ocurre cuando la Luna está en fase llena y cuando el Sol, la Tierra y la Luna están perfectamente alineados, es decir, que la Tierra está entre el Sol y la Luna.

La agenda astronómica determina que, tras el eclipse de este martes, la serie continuará el 8 de octubre del 2014, el 4 de abril del 2015 y el 28 de octubre del 2015. Todos ellos son totales.