Público
Público

El siglo XXI desembarca en Afganistán

El quinto país más pobre del planeta ha sido premiado por su esfuerzo en el despliegue de la red móvil y wifi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es un país de contrastes, donde el pasado y el futuro van de la mano. Es posible encontrar a un granjero de la provincia de Bamyán accediendo a su correo electrónico a través de su terminal móvil y toparse con una aldea donde no tienen ni electricidad ni agua corriente en las casas. El siglo XXI ha desembarcado en un país anclado en la Edad Media', dice a Público Mohammad Khan, consultor de la compañía de telefonía móvil Roshan.

Afganistán ocupa el puesto número cinco en la lista de países más pobres del planeta, según el informe anual presentado por Naciones Unidas. Pero a pesar de que el 70% de la población subsiste con menos de tres euros al día, en tan sólo diez años este país centroasiático que no tenía una infraestructura de telefonía móvil ha tejido una impresionante red de telecomunicaciones, consiguiendo que el 80% del territorio nacional tenga acceso a un más que aceptable servicio móvil.

El 80% del país tiene cobertura y el sector aporta el 12% de los ingresos públicos

'Hemos instalado enormes antenas en diversas provincias de Afganistán, consiguiendo que la inmensa mayoría de la población pueda hablar por el móvil o conectarse a internet a través de una red wifi', confirma Khan.

Debido a este logro, la GSMA(asociación de operadores móviles) otorgó a Afganistán el galardón al Liderazgo Gubernamental que se entrega anualmente. El premio reconoce los inmensos logros realizados por el Gobierno de Hamid Karzai en los diez últimos años y su 'compromiso por la expansión de las comunicaciones móviles'. 'Este premio reconoce el liderazgo pionero del Gobierno de Afganistán y constituye un testimonio de la visión, el coraje y la integridad de sus responsables políticos que alientan a la inversión extranjera en el país', manifestó Tom Phillips, director de Regulaciones de la GSMA, tras la concesión del galardón.

El sector de la telefonía móvil se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos para el Gobierno afgano, aportando un beneficio que ronda los 900 millones de euros anuales, el 12% del total de los ingresos. 'Actualmente, el sector de las telecomunicaciones se encuentra en expansión y aún tiene que crecer mucho más en los próximos años. Hoy en Kabul encuentras a los afganos chequeando su correo electrónico o consultando las noticias a través de su iPhone o su Blackberry en mitad de la calle Eso era algo impensable hace un par de años. Pero el siguiente paso es acercar esta tecnología a las provincias más remotas como Helmand o Kandahar y donde el acceso a estos servicios aún no ha acabado de despegar debido a la mala cobertura u otros motivos', confirma Salem Mosawar, comercial de Roshan.

La asociación de operadores reconoce el 'liderazgo pionero del Gobierno'

Pero esta compañía de telefonía móvil ha comenzado a desarrollar un plan estratégico destinado a que los afganos se acaben familiarizando con el uso de internet en el móvil. 'Hemos implementado un nuevo proyecto cuyo objetivo es reducir al máximo el costo por conexión a internet en algunas provincias con el fin de elevar el número de usuarios. Y los resultados, hasta el momento, son espectaculares', añade Mosawar. Poco a poco los afganos van comprando terminales mucho más modernos 'y ya no los utilizan sólo para hablar, sino también para conectarse a la red; pero, hasta el momento, son los más jóvenes los que usan internet, sobre todo para acceder a Facebook o para ver algún vídeo en YouTube', explica.

Etisalat, la otra compañía puntera en telefonía móvil de Afganistán, también apuesta por fomentar el consumo de internet en los terminales. 'Hemos puesto en marcha una campaña para captar nuevos clientes con unos precios inmejorables. Un día de conexión ilimitada a internet cuesta 1,65 euros, mientras que una semana ronda los siete euros y un mes 15 euros. El objetivo es que el número de usuarios que utilicen internet crezca aún más', comenta Zabibullah Amarkhel, comercial de Etisalat.