Publicado: 13.11.2014 11:25 |Actualizado: 13.11.2014 11:25

La sonda Philae realizó tres aterrizajes en el cometa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"El módulo de aterrizaje Philae de la misión Rosetta está asegurado en la superficie del cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko". Así lo afirma la Agencia Espacial Europea (ESA) tras observar las dos primeras imágenes del instrumento CIVA del 'aterrizador' (unidas aquí en una sola). A lo largo del día se ofrecerá una panorámica más amplia, pero en las fotografías parciales ya se puede ver que una de las tres patas de Philae está sujeta al suelo.

El 'aterrizador' Philae se posó este miércoles sobre el cometa, un acontecimento calificado como "un éxito e histórico" por los responsables de la misión, aunque surgió un problema con los arpones de anclaje, que no se han disparado, y ahora los técnicos analizan las consecuencias.

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha confirmado que la sonda Philae, que este miércoles se posaba sobre en el cometa 67P, aterrizó en tres ocasiones. Es decir, que el fallo en los arpones provocó que el módulo rebotara varias veces hasta aferrarse definitivamente a la superficie. "Los análisis magnéticos revelan 3 aterrizajes a las 15:33, 17:26 y 17:33 UTC", esccibió la ESA en su cuenta de Twitter @esaoperations, un mensaje que también se ha comunicado a través de la cuenta de la sonda Philae (@Philae2014).

Esto confirma las primeras sospechas del equipo de la misión. Este miércoles el manager del aterrizaje en el centro de control de la ESA, Stephan Ulamec, ya apuntaba a la posibilidad de que se hubieras producido un rebote del aparato. "Puede que no hayamos aterrizado una vez, sino dos veces", declaró.

El instrumento ROLIS del módulo de aterrizaje de Philae fotografió al cometa  67P/Churyumov-Gerasimenko según descendía el robot a su superficie. Una de las primeras imágenes que envió a la Tierra fue tomada a una distancia de unos 3 kilómetros, y el lugar de aterrizaje se captó con una resolución de aproximadamente 3 metros por píxel. Philae ha viajado una década a bordo del orbitador Rosetta hasta llegar a su destino. Este miércoles los técnicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) lograron aterrizarlo en su objetivo, en lo que constituye el primer ‘cometizaje' en la historia de la exploración espacial.

Después de esperar a que el módulo descendiera durante siete horas, la señal que confirmó el éxito del aterrizaje llegó a las 17:03h (hora peninsular española) a las estaciones terrestres de la ESA en Malargüe (Argentina) y de la NASA en Robledo de Chavela, en Madrid. Los responsables de la misión la han calificado como "un éxito e histórica", aunque ha surgido un problema con los arpones de anclaje, que no se han disparado, por lo que los técnicos e ingenieros de la agencia espacial europea analizan ahora las consecuencias y buscan soluciones.

El módulo Philae sigue activo sobre la superficie del cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, después de un aterrizaje muy complejo y de haber mandado los primeros datos, entre ellos imágenes. En la maniobra de aterrizaje, dos arpones con los que Philae tenía que engancharse a la superficie del cometa no se desplegaron y un sistema para estampar el módulo sobre el cometa tampoco funcionó, según informaciones de Twitter. Por ello fue necesario corregir la maniobra hasta lograr el aterrizaje correcto.

La sonda madre Rosetta lanzó ayer el módulo Philae sobre el cometa, cuando se encontraba todavía a una distancia de 22 kilómetros. El pequeño laboratorio, del tamaño de un frigorífico y 98 kilogramos de peso, aterrizó siete horas después sobre el cometa para estudiar su composición porque los cometas son los cuerpos celestes más antiguos del Universo y se considera que pudieron haber traído el agua y la vida a la Tierra en el momento de la gran explosión.