Público
Público

La sonda rusa perdida en órbita da señales de vida

Una estación de la Agencia Europea del Espacio logra comunicarse con la 'Fobos-Grunt'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una estación de seguimiento de satélites de la Agencia Europea del Espacio (ESA) en Australia logró el martes establecer contacto con la sonda rusa Fobos-Grunt, que debía volar a Marte y se quedó atascada en la órbita terrestre tras su lanzamiento hace dos semanas. Después de múltiples intentos de la agencia espacial rusa Roscosmos de comunicarse con el artefacto y cuando la misión casi se daba por perdida, ayer una fuente anónima de la industria aeroespacial rusa declaró a la agencia Interfax: 'Esta noche nuestros colegas europeos consiguieron recibir una señal de la Fobos-Grunt, lo que significa que está viva', informó Efe.

Poco después, la ESA confirmaba en su Twitter que la estación australiana de Perth había establecido comunicación. En una nota posterior, la agencia detalló que el contacto se produjo a las 21.25 del martes (hora peninsular).

La ESA ofreció la cobertura de su red mundial de seguimiento en respuesta a la llamada de socorro de las autoridades rusas. La antena de Perth era especialmente propicia, ya que la Fobos-Grunt pasaría por encima de ella con sus paneles a pleno sol para recargar sus baterías.

Según explicó la nota de la ESA, la dificultad estribaba en que no se conocía la órbita exacta, lo que impedía orientar con precisión el disco de 15 metros de Perth. Para solventar el problema, se fijó al disco una antena auxiliar capaz de barrer un ángulo más amplio del cielo. El responsable de la operación en la ESA, Wolfgang Hell, señaló que, 'debido a su baja altitud, se esperaba que la estación sólo tendría la Fobos-Grunt a la vista de seis a diez minutos en cada órbita'. Las órdenes enviadas consiguieron finalmente activar el transmisor de la sonda que, a su vez, se reportó a la antena en tierra.

Al cierre de esta edición, la ESA aún disponía de una nueva ventana temporal en la noche de ayer para reanudar el contacto. Los técnicos de la ESA trabajaban con los de Roscosmos para 'determinar la mejor manera de mantener la comunicación'.