Público
Público

El agua del Niágara moverá Yahoo

Los grandes de la tecnología buscan soluciones innovadoras que minimicen el impacto ambiental de su actividad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Algunas de las compañías informáticas y de Internet más importantes del mundo, como Yahoo, Google o IBM, están decididas a respetar el medio ambiente y a luchar contra el cambio climático. Y la forma que tienen de hacerlo es mediante la transformación de sus centros de datos en lugares ecológicos que reduzcan drásticamente las emisiones de CO2. No en vano, sólo en Estados Unidos, estos servidores utilizan 62.000 millones de kilovatios hora (kWh), una cifra que se podría doblar en 2011.

Una de las primeras en hacerlo será Yahoo. David Filo, el cofundador y director, anunció recientemente que su compañía daba un paso adelante con la puesta en marcha del centro de datos más ecológico del mundo, el primero de los que transformarán en todo el mundo.

La idea es alimentar el futuro centro de datos de Búfalo Lockport (Nueva York, EEUU) con la energía generada por las cataratas del Niágara. El 90% de esa energía alimentará los servidores, cuando, de media, la energía que se aprovecha por un centro de datos normal 'es del 50% o menos', según Filo. 'El resto se dedica a mantener los servidores a la temperatura adecuada', añade. Pero la baza de Yahoo es que han diseñado un edificio, conocido como Yahoo Computing Coop, orientado a sacar partido del microclima de Búfalo y a utilizar el 100% del aire exterior para enfriar los servidores.

No es la primera iniciativa de Yahoo en esta línea. Sus oficinas de Washington se alimentan de energía eólica y recursos hidroeléctricos, con lo que han mejorado el rendimiento de los servidores y reducido su factura energética hasta en un 40%. La de Búfalo es una apuesta importante porque 'los centros de datos generan la mayor parte del consumo, pues dar servicio a 500 millones de personas en el mundo requiere una gran cantidad de energía', dijo Filo durante la presentación del proyecto.

Yahoo no es el único imperio de la tecnología que persigue objetivos ecológicos. Google ya está iniciando experiencias en las que utiliza energía geotérmica para alimentar sus servidores. El buscador quiere refutar un estudio del pasado año, según el cual en 2020 los centros de datos de Google expulsarían más gases de efecto invernadero que toda la industria aeronáutica. Según varias fuentes y aunque la empresa no lo ha confirmado de forma oficial, el pasado septiembre Google patentó un sistema de servidores instalados sobre plataformas flotantes en el mar. Esta técnica permitiría acercar los servidores a los usuarios para evitar la transmisión de datos a largas distancias y que estuvieran alimentados por la fuerza de las olas con convertidores de energía Pelamis, una tecnología actualmente en fase de prueba.

IBM es otra de las grandes que se ha subido al carro de la eficiencia energética. Tiene entre manos el proyecto Smarter Planet, con el que construirá en los próximos seis meses un centro de datos en la Universidad de Syracuse (EEUU) que consumirá un 50% menos que las instalaciones actuales. Con un presupuesto de 8,7 millones de euros, IBM construirá además junto a los servidores un sistema de cogeneración de energía eléctrica basado en una microturbina alimentada con gas natural, que no sólo proporcionará energía a las máquinas, sino que también ayudará en la regulación de su temperatura y en la climatización de determinadas áreas del campus universitario.

El centro de datos de Syracuse se valdrá de un sistema de refrigeración por agua que convertirá el calor de la turbina en agua fría. 'La tendencia es utilizar agua como elemento refrigerante, como se hacía hace 20 años, y corriente continua, que tiene menos pérdidas que la alterna. También el free cooling, es decir, refrigerar las salas de máquinas con aire procedente de la calle', dice Juan Carnero, director de proyecto de Site and Facilities de IBM. De esta forma, según sus datos, se producirán ahorros hasta del 75% en climatización.

'El objetivo es desarrollar una nueva generación de sistemas de fabricación de energía que se adapten a las iniciativas de reducción de consumo energético', afirma Vijay Lund, vicepresidente de desarrollo de IBM.