Público
Público

Chrome: sencillez y compatibilidad frente a años de experiencia

El nuevo navegador Chrome, de Google, tendrá que enfrentarse a dos programas ya asentados. Analizamos los principales navegadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la llegada de Chrome, el recién estrenado navegador de Google, el usuario tiene una opción más para elegir entre el amplio abanico de programas para navegar por la Web. Aunque por tradición, pereza o falta de conocimientos los usuarios prefieran el que se incluye con su sistema operativo (Explorer en Windows, Safari en Mac OS X, Firefox y otros en Linux), con el crecimiento de Internet es habitual instalar alternativas, probarlas y cambiarse de navegador al que más opciones ofrezca.

Google ha apostado por la simplicidad y el rendimiento al crear su navegador. En comparación con los demás, resulta muy sencillo instalar Chrome porque permite conservar los datos ya existentes de otros programas, como los enlaces favoritos. Varios navegadores pueden convivir en la misma máquina sin problemas.

La interfaz es minimalista. No hay un menú tradicional y hasta la barra de navegación es única. Llamada Omnibox, sirve para todo: teclear las direcciones de las páginas web, buscar palabras o revisar las web visitadas. En cuanto a la velocidad, incorpora el motor gráfico WebKit, considerado el más rápido, y también V8, una versión especial de JavaScript que es tremendamente veloz.

En las pruebas realizadas, la carga de páginas convencionales es rápida, pero los servicios y aplicaciones web modernas, muchas de la propia Google (GMail , Reader, Google Maps y similares) se benefician enormemente. Uno de los aspectos más novedosos y aclamados de Google Chrome es su robustez. En cada pestaña del navegador, los lugares donde se pueden abrir diversas páginas, se realiza un proceso independiente. Si una de las ventanas falla, no afecta al resto ni al navegador principal: basta anularla y seguir trabajando. Al tiempo, esto evita problemas de seguridad.

Como empresa cuya principal fuente de ingresos es la publicidad, hay quien cree que Google podría utilizar su nuevo navegador para recopilar más datos de los que los usuarios desearían ofrecer. La respuesta de Google ha sido la transparencia: su programa es de código abierto, de modo que cualquiera puede examinarlo y entender cómo funciona. Los programadores ya lo están examinando y, sin duda, informarán sobre cualquier posible acercamiento al lado oscuro si la compañía cayera en esa tentación.

Google Chrome
Lo mejor:
- Consume poca memoria. Las web cargan más deprisa y se pueden abrir muchas pestañas a la vez.
- Interfaz simple y minimalista. Tras arrancarlo aparece una ventana y ya se puede navegar.
- Robusto y seguro. Lo que le ocurre a una pestaña o ventana no afecta a las otras que están abiertas.
Lo mejorable:
- Algunas web pueden no verse correctamente hasta que se rediseñen.
- Interfaz poco convencional. Su aspecto minimalista puede inducir a la confusión.
- Carencia de extensiones. En esta primera versión, no se pueden ampliar las funciones.

Mozilla Firefox 3.0
Lo mejor:
- Gran cantidad de extensiones. Literalmente hay cientos y permiten construir un Firefox a medida.
- Cumple los estándares Web. Es uno de los navegadores más respetuosos con las ‘reglas de la Web'.
- Multiplataforma: los que utilizan diversos tipos de ordenadores pueden utilizar el mismo navegador.
Lo mejorable:
- Consume demasiada memoria.
- Rendimiento y estabilidad. Incluso las versiones finales pecan de cierta inestabilidad que provoca cuelgues y estropicios al visitar ciertos sitios web o forzar un poco su funcionamiento.
- Vulnerabilidades, que son rápidamente corregidas.

Microsoft Internet Explorer 8
Lo mejor:
- Es el más difundido, todas las webs funcionan correctamente con él.
- Integración con Windows. Muchas aplicaciones de Windows utilizan partes del navegador para funcionar.
- Extensiones, ActiveX. Los programadores pueden añadir funciones para realizar tareas especializadas.
Lo mejorable:
- Vulnerabilidades, que tardan en corregirse. Como promedio, tardan unos nueve días en ser corregidos mediante una revisión o parche.
- Pobre gestión de los estándares web.
- Ciclo de versiones y revisiones lento, aunque la compañía ha mejorado algo en Explorer 7 y 8.