Publicado: 22.11.2007 20:06 |Actualizado: 22.11.2007 20:06

Comprar un iPhone en China, "no problem"

El móvil de Apple es la estrella de Hailong, el paraíso de las importaciones ilegales de electrónica en Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Está usted desesperado por conseguir un iPhone, que no llegará a España hasta la primavera? "No problem", le respondería el empleado de un stand ilegal de Apple en el centro comercial Hailong, el Dragón del Océano, en Pekín. La venta de este móvil, última aportación de la multinacional americana Apple al mercado de la telefonía móvil, todavía no está autorizada en el gigante asiático, pero miles de jóvenes consumidores ansiosos por seguir la moda ya lo han conseguido. 

Situado en el distrito Zhonguancun, el llamado Silicon Valley de Pekín, Hailong ocupa un edificio de quince plantas dedicadas exclusivamente a la venta de productos electrónicos.

El precio inicial de un iPhone en Hailong era ayer de 4.900 yuanes, unos 450 euros, sin garantía de ningún tipo. "Si se le estropea en tres días, se lo cambiamos por uno nuevo", asegura el empleado del stand. Es lo único que puede ofrecer, cuando los iPhone y el resto de productos Apple de la tienda han sido importados ilegalmente desde EEUU, un detalle que los empleados no se molestan en ocultar.

La tienda ha vendido miles de iPhones desde que empezó a comercializarse el pasado verano en EEUU, aunque no es el teléfono más popular entre los consumidores: "El favorito de los jóvenes es el modelo de Motorola RAZR V3", asegura el empleado.

Cuando se detecta que un cliente no es sólo un curioso y está dispuesto a comprar, los dependientes del stand le invitan a subir al almacén central. Está escondido en el octavo piso, apartado de la zona comercial. El interesado puede sentarse y jugar durante el tiempo que quiera con un ejemplar de iPhone que funciona perfectamente. Los aparatos vendidos en China son libres y se adaptan a la tarjeta SIM de las operadoras de teléfono europeas. Los que se comercializan en EEUU y en algunos países de la UE están bloqueados y sólo funcionan con un operador.

Escasez de stock
"La semana pasada, los precios eran más bajos. Vendimos iPhones por 3.900 yuanes (350 euros)", explica una dependienta. La escasez de stock ha disparado los precios, sobre todo desde que Apple decidió limitar la venta a dos terminales por persona y obliga a comprar con tarjeta de crédito. Cuando un cliente europeo insiste en comprar diez iPhones, la empleada de Hailong asegura que no habría problema, pero que no rebajará el precio.

En EEUU, un iPhone cuesta 399 dólares, unos 270 euros, y está bloqueado por la operadora AT&T. En Alemania, el paquete ofrecido por T-Mobile -la única compañía autorizada para comercializar con este modelo- cuesta 399 euros. Actualmente, Apple negocia con China Mobile, la operadora de telefonía móvil más grande del mundo en número de usuarios, un contrato de exclusividad para entrar en el mercado chino en el futuro.

En China, existen decenas de centros de electrónica que permiten comprar un iPhone en la tienda o por Internet. "Son mercados libres", explica una empleada del stand de Apple de Hailong para justificar la existencia del mercado negro.

El Gobierno chino sigue haciendo la vista gorda a estos centros, alejados de los lugares turísticos, a pesar de algunas campañas puntuales para reducir la piratería. El pasado mayo, el Departamento de Industria y Comercio y la Asociación de Consumidores de Pekín publicaron una lista de las empresas de Hailong que abusaron en exceso de sus precios. Pero los problemas persisten. En la cadena de tiendas Bainao -un juego de palabras obtenido al pronunciar en inglés buy now (compra ahora)- es posible adquirir modelos libres de Blackberry con el anagrama de Amena, Vodafone o Cingular (que no funcionan en China) por 1.500 yuanes, unos 135 euros.