Público
Público

El HD-DVD hace hueco

Sony y su formato Blu-ray se quedan sin competencia en la alta definición, un mercado que no termina de convencer al consumidor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No estamos muertos', afirmaba con rotundidad hace menos de un mes el director general de Toshiba España, Alberto Ruano, en referencia al HD-DVD. Pero el formato de alta definición de la compañía nipona estaba ya al menos moribundo, como habían advertido los analistas. Toshiba se negó a reconocerlo hasta ayer, cuando anunció su decisión definitiva de dejar de desarrollar, fabricar y comercializar reproductores y grabadores de alta definición HD-DVD el próximo mes de marzo, tras más de dos años de enfrentamiento con el Blu-ray de Sony. 'Hemos llegado a la conclusión de que una rápida decisión es la mejor forma de ayudar al desarrollo del mercado', señalaba en un comunicado oficial el presidente de Toshiba, Atsutoshi Nishida. 

En una línea parecida se pronunció Warner ya el mes pasado, cuando anunció que dejaba de apoyar al HD-DVD y que comercializaría sus películas únicamente en el Blu-ray de Sony, después de una etapa de apostar por los dos formatos. Aunque en principio se intentó restar importancia a este hecho, el director comercial de Toshiba España, Pablo Romero, se refiere a ello ahora como la clave para entender el principio del fin: 'Las decisiones de los estudios han sido claves para llegar a esta situación. Warner lo cambió todo', apunta.

La semana pasada, la cadena de grandes almacenes estadounidense Wal-Mart daba la puntilla al formato de Toshiba, al anunciar que retiraba de sus estanterías los HD-DVD y pasaba a vender sólo Blu-ray.
Los rumores de que la compañía se retiraba de la batalla por la alta definición comenzaron el pasado sábado. La idea contó rápidamente con el respaldo de los analistas y el lunes sus acciones subieron casi un 6% en Bolsa, lo que supone un espaldarazo del mercado a su decisión. Ayer, la compañía experimentó una ligera caída de un 0,6%.

El regalo envenenado
El hecho de que Toshiba abandone la lucha por imponer el HD DVD deja el camino despejado para el Blu-ray, aunque ello no quiere decir que Sony lo vaya a tener fácil. Si bien esta retirada supone que el usuario que quiera alta definición sólo tendrá la opción del Blu-ray, los expertos consideran que los soportes físicos están abocados a la extinción, apuntando a Internet como el auténtico sistema vencedor.

El último portátil presentado por Apple, el Macbook Air, no incorpora lector de discos de serie; y la operadora estadounidense Comcast ya incluye entre sus planes a corto plazo un servicio de conexión a 100 megabits. La llegada de una banda verdaderamente ancha abre nuevas posibilidades de descarga de contenidos, lo que disminuiría la venta de soportes pregrabados.

Con unas cifras de venta de reproductores de alta definición que rondan un 10% del total de reproductores digitales vendidos, según datos de Toshiba España, el panorama no se plantea demasiado halagüeño para el formato vencedor. Nishida cifró ayer en 700.000 los lectores y grabadores HD-DVD vendidos en todo el mundo, pero las cifras no terminan de ser positivas. Toshiba cifra en 10.000 los reproductores de sobremesa de alta definición vendidos en España en 2007, excluyendo consolas y portátiles. No obstante, los expertos apuntan a que ha sido esta batalla la que ha frenado la expansión de estos contenidos, algo que se espera que cambie ahora que uno de los contrincantes se ha retirado.

La timorata apuesta de Microsoft
La compañía de Bill Gates mantuvo su apoyo al HD-DVD, junto a Paramount y Universal, hasta el final. Pero Microsoft no integró el lector en su consola, comercializándolo sólo como un accesorio. La retirada del HD DVD no le afecta excesivamente, ya que no llegó a lanzar sus juegos en este formato. Sony, por su parte, apostó por el Blu-ray con todas sus consecuencias. Pese a las críticas que le valió (sobre todo por el aumento de precio y los retrasos en el lanzamiento de la PlayStation 3), ésta salió a la venta con lector Blu-ray de serie, lo que le permitió ampliar rápidamente el número de lectores instalados en los hogares.

El mercado audiovisual pornográfico, que ronda en torno al 10% del sector de los DVD tradicionales, contribuyó en el pasado a estimular la aceptación de tecnologías. Esta industria apostó en la década de 1980 por el formato VHS sobre el Betamax y finalmente el primero se hizo con el triunfo. La televisión por satélite y por cable son otros sistemas que deben parte de su éxito a estos contenidos. En la batalla por la alta definición los analistas ya anunciaron que el apoyo de la industria pornográfica por uno u otro formato también sería importante. Productoras de cine para adultos, como Hustler o Digital Playground, apostaron por el Blu-ray. Acertaron de nuevo.