Público
Público

Se implanta una memoria USB en el dedo

Un joven programador finlandés, que perdió parte de su dedo anular en un accidente, decidió implantarse el dispositivo en la prótesis que le fabricaron en el hospital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hay mal que por bien no venga. Eso es lo que debió de pensar Jerry Jalava, un joven programador de software finlandés que perdió parte de su dedo anular en un accidente de moto y decidió aprovechar el infortunio para implantar un lápiz de memoria USB en la prótesis que le fabricaron en el hospital.

Una vez recuperado tras su accidente de moto, Jerry volvió al hospital para que le fabricaran una prótesis de látex para su dedo. Lo que el joven programador no podía sospechar es que el médico le iba a proponer introducir un lápiz de memoria USB en la prótesis, algo que él aceptó encantado.

La historia del 'dedo biónico' no salió a la luz hasta el pasado domingo, cuando Jerry descubrió una página web dedicada a mostrar las últimas vanguardias de la tecnología, el diseño industrial, la moda y la arquitectura. En ella aparecía un fotomontaje futurista del diseñador mexicano Alberto Villarreal, que mostraba un dedo terminado en un lápiz de memoria USB para sugerir que la integración entre la tecnología y el ser humano llegará 'en un futuro próximo'.

Entonces, Jerry envió a la página web un escueto comentario acompañado de varias fotografías: 'En realidad, yo ya tengo un dedo-USB'. En pocas horas, el asunto despertó tanto interés entre los internautas que el propio Jerry recibió numerosos correos electrónicos y finalmente tuvo que aclarar en su blog cómo funciona exactamente su prótesis dactilar.

'Se trata de un implante desmontable con un lápiz de memoria USB dentro. Cuando tengo que usar el USB, simplemente dejo mi dedo en la ranura y cuando termino lo recojo', explica. Gracias al invento, Jerry puede llevar consigo a todas partes cualquier tipo de archivos informáticos, y cuando los necesita, sólo tiene que quitarse la pequeña prótesis y conectarla al puerto USB del ordenador.

Este 'dedo biónico', con dos gigabytes de capacidad, le permite almacenar todo tipo de archivos.