Público
Público

El móvil al volante distrae más que hablar con un pasajero

Investigadores en EEUU revelan además que utilizar los dispositivos manos libres no aumenta la seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las conversaciones por teléfono móvil distraen mucho más a los conductores que hablar con un pasajero, indicaron el lunes investigadores estadounidenses. El equipo reveló que utilizar los dispositivos de manos libres no mejora las cosas y los expertos creen saber por qué: los pasajeros actúan como un segundo par de ojos, callándose e incluso, en ocasiones, ayudando a los conductores cuando ven que necesitan hacer una maniobra.

La investigación, aparecida en la publicación Journal of Experimental Psychology: Applied se suma a la creciente evidencia de que los teléfonos móviles pueden volver peligrosa la conducción de un coche.

Dave Strayer, de la Universidad de Utah, y sus colegas hallaron en una serie de experimentos con simuladores de conducción que hablar por teléfonos móviles con el manos libres genera tanta distracción como su uso corriente.

Los expertos demostraron que hablar durante una llamada telefónica puede desacelerar los tiempos de reacción de los conductores jóvenes a niveles observados en las personas mayores y que los conductores que usan teléfonos móviles están tan incapacitados para conducir como los alcoholizados.

En el último estudio, el equipo de Strayer demostró que los conductores que usaban el dispositivo de manos libres se equivocaban con más frecuencia que aquellos que hablaban con un pasajero. 'El pasajero suma un segundo par de ojos y ayuda a que el conductor conduzca y le recuerda donde va', indicó Strayer en un comunicado. 'Cuando se revisan los datos, resulta que un conductor que habla con un pasajero no está tan incapacitado como uno que habla por teléfono móvil', añadió el investigador.

Los pasajeros también simplifican la conversación cuando cambian las condiciones de conducción, según los autores. 'La diferencia entre una conversación por teléfono móvil y una conversación con un pasajero se debe al hecho de que el pasajero está en el vehículo y sabe cómo son las condiciones del tráfico y le señala al conductor los peligros', dijo Strayer.