Público
Público

Nanotecnología para móviles del futuro

La Universidad de Cambridge y Nokia presentan su visión sobre nuevos materiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Morph es un nuevo concepto de telefonía, creado por Nokia y la Universidad de Cambridge (Reino Unido), que se acerca a lo que la compañía finlandesa -el mayor fabricante de móviles del mundo- define como 'el futuro del sector', que pasa por el uso de materiales extensibles y flexibles. La idea básica es utilizar la nanotecnología, el control de la materia a escala atómica y molecular, para crear dispositivos más pequeños, rápidos e inteligentes, que consuman menos energía. La compañía habla, por ejemplo, de terminales móviles capaces de repeler la suciedad, o bien de modelos flexibles, que cambien de forma con facilidad. 

Morph forma parte de la exposición Design and the elastic mind (el diseño y la mente elástica) del Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York. No obstante, sus promotores se han apresurado a afirmar que el proyecto es un desarrollo real y no sólo una pieza de diseño. El jefe del grupo de nanociencia de la Universidad de Cambridge, Mark Welland, cree que este tipo de proyectos suponen una inspiración desde el punto de vista artístico, 'pero también ayudan a marcar el rumbo tecnológico para la investigación nanocientífica'. Francisco Montalvo, director de productos y servicios de Nokia España, especifica que 'se trata de un desarrollo real y operativo que en un plazo de 10 a 15 años podremos encontrar en el mercado'.

La compañía se basa en las funcionalidades de alterar los materiales en su nivel más bajo. Así, presenta una pulsera que puede convertirse en un teclado y que es al tiempo un teléfono móvil. Según Nokia, algunos elementos del concepto Morph podrían estar disponibles para integrarse en dispositivos móviles en unos siete años. También anuncia que en principio sólo estarían disponibles en las gamas más altas, pero el avance de la nanotecnología permite augurar soluciones de bajo coste.

Futuro contra presente

La compañía Modu presentó recientemente un terminal de igual nombre que llegará a Europa en 2009 y que también aplica el cambio de forma de un teléfono, para convertirse en varios dispositivos, a través de cambios de carcasas. El Centro de Investigación de Nokia y la Universidad de Cambridge trabajan en que sean los propios materiales de los que está compuesto el teléfono los que le permitan cambiar de forma y le añadan posibilidades en cuanto a servicios.

El futuro de Morph también se vincula al desarrollo de pequeñas células solares que sirvan para alimentar de energía al terminal y a la incorporación de sensores que pueden informar de cambios de temperatura o contaminación del aire. Pero a corto plazo, la compañía cree que el futuro del diseño de móviles está marcado por Internet. 'El futuro se destacará, por un lado, por la segmentación total de los terminales, con una gama cada vez más amplia, en la que cada consumidor tenga un dispositivo que satisfaga sus necesidades; y, por otro, por la adopción total de la convergencia', detalla Montalvo.

Destacando la importancia de sus centros de investigación en las innovaciones, que ya se aprecian en los móviles actuales, Nokia, que dice vender 18 teléfonos por segundo, defiende que este tipo de inversión es necesaria para avanzar hacia el futuro de la telefonía.