Público
Público

Los ordenadores que no amaban a Google

El repentino anuncio de Google del lanzamiento de un sistema operativo para ordenadores plantea muchos interrogantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El anuncio de Google que pone fecha al lanzamiento de su sistema operativo ha sorprendido por lo inesperado. En un momento en que la compañía del buscador se encuentra en pleno proceso de abandonar las versiones de prueba (beta) de sus numerosas aplicaciones y en la distribución de su sistema operativo para móviles, Android, la llegada de un sistema operativo para PC propio da la sensación de que la compañía se mete en camisa de once varas.

Microsoft siempre ha tenido claro que la integración del navegador en el sistema operativo era algo necesario para los usuarios, ya que la tendencia es que las aplicaciones y los datos estén estrechamente relacionados con Internet. Y Google ha sabido siempre que, tarde o temprano, tendría que vincular el inmenso abanico de aplicaciones online que parece no tener fin en un sistema operativo diseñado para la web.

Con el navegador Chrome, la compañía del buscador se metía de lleno en un terreno dominado por Microsoft y Mozilla, además de otras propuestas históricas, como Opera o Safari. Sin embargo, en menos de un año, Chrome ha conseguido una pequeña pero importante cifra en el mercado de los navegadores de Internet, cercana al 1,5%, lo que, frente a las caídas registradas por las anteriores versiones de Explorer e incluso de la última versión de Firefox es un enorme éxito.

Aunque es cuestión de tiempo y de la aceptación de los usuarios para que conozcamos si esta nueva idea de Google funciona, el Googleputer, que parte con esta ventaja, se enfrenta ahora a numerosos interrogantes.

La experiencia que los fabricantes y distribuidores de netbooks , por un lado, y móviles, por otro, han vivido en España es clave a la hora de plantear la distribución de un nuevo sistema operativo.

Los primeros netbooks que llegaron a España integraban sistema operativo Linux, pero a los distribuidores les resultaba muy complicado convencer a los compradores para invertir en un nuevo producto que, además, integraba un sistema que el usuario no conocía. Pese al apoyo de fabricantes como Asus, HP y Dell en la integración de estos sistemas, la gran mayoría de mini-portátiles que se han vendido en España integran Windows XP. Además, muchos distribuidores aseguran que la mayoría de usuarios que adquieren un netbook con Linux, lo hacen para después instalar una copia de Windows XP y ahorrarse así el precio de un sistema operativo.

Por otro lado, Microsoft asegura que en octubre lanzará su esperado Windows 7, tras el paso del poco popular Windows Vista, que se ha demostrado completamente inútil en el sector de los ordenadores básicos, que ahora, y contra todo pronóstico, se alzan triunfales. Windows 7 traerá así una edición especial para netbooks.

Sin embargo, la experiencia con Android en el terreno de los móviles está resultando positiva, aunque de momento apenas existan referencias de dispositivos con este sistema en el mercado español. Al menos, es lo que aseguran en Vodafone que distribuye el HTC Magic, su primer móvil con Android. Un comentario que parece repetirse entre los propietarios de uno de estos terminales.

En el mundo web 2.0 el gigante de Redmond es eso, gigante y lento. La comunidad de desarrolladores de código abierto parece desordenadamente estructurada para responder a los constantes cambios. Sin embargo, la presencia de Linux entre los hogares españoles es escasa y parece determinar el futuro que podría esperarle a Google Chrome OS.

Mientras unos aseguran que instalar, por ejemplo, Ubuntu es cuestión de unos pocos minutos, frente a las horas que se demora Windows en instalar, otros hablan de numerosos problemas por parte de Linux con los controladores de periféricos y componentes, como tarjetas gráficas. Mientras unos dicen que Microsoft es totalmente propietario, frente al aperturismo de Linux, otros inciden en la incompatibilidad de numerosos programas de Microsoft, Adobe y otros desarrolladores, en las distribuciones del sistema operativo de código abierto. Mientras unos vanaglorian la estabilidad de los Mac, otros se quejan de que se trata de un sistema operativo cerrado donde cualquier aplicación, adaptador o periférico cuesta mucho más de lo que vale.

Windows parece que tradicionalmente ha cubierto las necesidades de los usuarios. Sin embargo, la mayoría de ellos, el 99%, utilizan los ordenadores para navegar por Internet, leer y responder a mensajes de correo electrónico, chatear, administrar sus fotografías y elaborar algún documento de texto. Tareas que pueden desarrollarse en el sistema operativo más básico.

Mientras Windows Vista ha sido sentenciado como un sistema lento y que requiere infinitos recursos del ordenador, Google ha avanzado hacia la creación del 'ordenador más grande del planeta'. Así, no es de extrañar, que los apasionados a las teorías de la conspiración vean en la compañía del buscador al nuevo enemigo, al gigante Gran Hermano, al próximo monopolio...