Público
Público

Participar en clase sin levantar el dedo

Varios colegios utilizan un dispositivo para detectar el nivel de comprensión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Cómo se puede saber en cada momento si los alumnos están siguiendo las explicaciones del profesor? Los expertos apuntan a que un amplio porcentaje de estudiantes tiene reparos para reconocer en presencia de sus compañeros que no ha comprendido parte de los conceptos. Para ampliar las posibilidades de participación de los alumnos, 30 colegios españoles, un 66% públicos, han implantado un sistema llamado Promethean Activote. 

El dispositivo incluye unos mandos que permiten a los alumnos dar una respuesta a distancia a las preguntas del profesor. Se puede programar para obtener un resultado global y anónimo, o bien silencioso pero con nombrey apellidos.

Pepe Jiráldez, un profesor del Colegio Base en Madrid, que utiliza este sistema desde hace dos años, está familiarizado con la aplicación de la tecnología en la enseñanza: 'La utilización de estos sistemas es interesante tanto para el alumno como para el profesor'. Este profesor explica que 'los alumnos más tímidos encuentran en el modo anónimo una buena forma de participar con el resto de la clase'.

Integración con pizarras digitales

El sistema Activote, que funciona mediante radiofrecuencia con cualquier pizarra digital interactiva, permite varias formas de programación. Por un lado, se puede presentar una serie de preguntas en la pizarra digital, de forma que el alumno recibe luego una respuesta inmediata sobre si lo que ha contestado es correcto. Para el profesor tiene otras ventajas, como el hecho de obtener una respuesta que le evite corregir exámenes.

Los resultados emitidos a través de los pulsadores, asociados a un software, se pueden exportar a una hoja de cálculo para tareas de seguimiento. Jiráldez argumenta que 'la pizarra digital es mucho más motivadora para el niño, porque atrae más su atención'.

Pese a todo, el profesor insiste en que las clases siguen dependiendo de cómo las imparte el educador. La utilización de Activote también requiere de un trabajo previo, ya que exige que cada uno de los dispositivos esté asociado a un alumno, para los controles nominales. Aunque cualquier test autocorregible mostraría el mismo resultado, este tipo de sistemas no entorpece el desarrollo habitual de la clase. En este sentido, Jiráldez mantiene que, más allá de la inversión necesaria para adquirir dispositivos de este tipo, 'uno de los mayores retos a los que se enfrenta la enseñanza con tecnología es la formación del profesorado, que sepa utilizar los recursos que se añaden con estos sistemas'.

Toshiba España y el colegio La Salle Bonanova (Barcelona) presentaron recientemente el primer estudio europeo sobre el impacto de las tecnologías en el aprendizaje de niños de 3 años. Para ello se evaluó la evolución de 52 alumnos durante tres meses. La mitad de ellos sustituyó las herramientas tradicionales por un entorno digital con acceso web inalámbrico, compuesto por un ordenador Tablet PC, un proyector y una pizarra digital. La directora del parvulario Mercè Parcerisas destacaba en las conclusiones del estudio que “los alumnos que contaban con las herramientas tecnológicas demostraban una actitud más entregada a las actividades escolares”, debido en parte a que se acercaban a ellas con curiosidad, como un concepto “atractivo e innovador”.