Público
Público

"La privacidad está en manos de los usuarios"

Responsable internacional de privacidad de Google

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El verdadero poder en Internet no lo tienen los buscadores ni las redes sociales, sino los millones de usuarios que deciden cada día utilizar estos servicios aceptando las condiciones de uso de los mismos. Son ellos los que han decidido que es más cómodo hacer una convocatoria masiva a través de una red social que llamar a cada uno de sus contactos, y que es más divertido colgar un vídeo en la Red o publicar unas imágenes que narrar lo que sucedió. Pero, más allá de la responsabilidad personal en la publicación de datos, las compañías que hay detrás de estas herramientas de la Web también tienen obligaciones, como realizar un uso correcto de los datos que les facilitan los internautas con cada clic.

La XXXI Conferencia Internacional de Privacidad y Protección de Datos que se está celebrando esta semana en Madrid pone de manifiesto los retos a los que se enfrenta la privacidad con la proliferación de Internet, con especial énfasis en los usuarios menores de edad. En este último aspecto, el debate está centrado en cómo verificar la edad del menor y si es suficiente su formación para conocer los riesgos a los que se expone cuando publica determinada información.

El objetivo de esta conferencia, organizada por la Agencia Española de Protección de Datos, es definir una propuesta conjunta de estándares internacionales de privacidad que determine los aspectos mínimos exigibles para garantizar la protección de datos de los ciudadanos. La idea es que se convierta en una referencia para los países que aún no tienen una legislación específica.

Público ha hablado con los directores de privacidad de dos de las compañías rivales más influyentes de la Red, conscientes de la importancia de custodiar los datos personales que les facilitan sus usuarios.

Peter Fleischer, máximo responsable de Privacidad de Google en todo el mundo, a su paso por la XXXI Conferencia Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad, ha sido el maestro de ceremonias para el último lanzamiento del buscador: su panel de control, una herramienta que refuerza la privacidad.

En realidad, el lanzamiento del nuevo panel de control refuerza la transparencia más que la privacidad, ¿no es así?

No, porque la base de la privacidad es poner en las manos del usuario el control de sus datos. No se trata sólo de distribuir los datos, sino de tener el control de esa distribución. Esa es la esencia de esta nueva herramienta, con la que el usuario es quien decide sobre la privacidad de sus datos. Así sabe qué datos almacenamos, dónde están y por qué, y él decide si mantenerlos o borrarlos.

Usted siempre ha negado la privacidad como un derecho fundamental, la ve más como una elección del usuario

Así es, porque cada persona tiene una visión muy distinta de lo que considera la privacidad de sus datos; lo que para una persona es suficiente, para otra no lo es. Que el usuario mantenga el control de sus propios datos es vital para mantener esta privacidad.

'Cada persona tiene una visión distinta sobre la privacidad de su información'

Pero, con la Web 2.0, ¿no se ha creado un clima de inseguridad en la Red, con demasiadas funcionalidades activadas por defecto que el usuario desconoce?

En parte, por eso hemos lanzado este nuevo panel de control, con el que el usuario es capaz de ver la configuración de su privacidad en todos y cada uno de los servicios que consume de Google, siendo tan sencillo activar y desactivar funcionalidades como un clic de ratón. Por ejemplo, con el chat, se visualizan todas las conversaciones que hay y, si no se quieren conservar, se borran de los dos interlocutores.

Otro de los puntos críticos en privacidad son los tiempos de retención de la información de los usuarios. ¿Cuándo lo rebajarán a los seis meses que recomienda la Unión Europea?

Bueno, en realidad, no estamos tan lejos. Su recomendación es de seis meses y los tenemos almacenados durante nueve. Microsoft, de hecho, continúa reteniendo la información durante 18 meses. Google fue la primera empresa que puso límites a este almacenamiento de datos. Los necesitamos porque utilizamos todos esos algoritmos, no para ir persona por persona, sino para poder entender qué información es la que está buscando la gente, cuántas veces, etcétera, y mejorar el servicio que ofrecemos.

En cuanto a la publicidad, ¿qué hace Google para que no resulte invasiva?

Los anuncios textuales que aparecen en pantalla no se personalizan, simplemente aparecen según las palabras buscadas, sin responder a ningún otro criterio. Con los banners superiores hemos sido transparentes y somos el único motor de búsqueda que damos al usuario la elección de definir las categorías de anuncios que quiere visualizar. La respuesta ha sido muy positiva, porque ya no hay que decidir entre blanco o negro, hay matices con esta libertad de elección.

'Google guarda los datos más tiempo del que fija la UE; Microsoft, aún más'

¿Por qué siempre que se habla de privacidad se tiende a pensar más en Google que, por ejemplo, en Microsoft?

Bueno, creo que nos encontramos en una nueva era de la información, somos la empresa más joven y, además, cien por cien Internet; es el papel que nos ha tocado asumir como líderes de esta era. Microsoft sigue recordando, en cierto modo, al PC.

¿Cuántos ingenieros en Google se dedican específicamente a la privacidad?

Cientos. Lo que tratamos de hacer es que todo el mundo tenga muy presente la privacidad en cada uno de sus grupos de trabajo, en cada equipo de producto, y como tenemos cientos de estos equipos, tenemos cientos de personas dedicadas a esta labor. Mi misión, como especialista, es coordinar todos estos esfuerzos.

Se espera que en cinco años exista un marco legal global sobre privacidad en Internet. ¿Es razonable este plazo?

Espero que sí. No soy político, pero ya en septiembre de 2007, en un discurso ante la Unesco, demandé la necesidad de este marco global. El proceso es lento, pero se ha avanzado mucho y, a medida que se adhieran más y más países, se acelerará.

Una de las grandes preocupaciones es el uso de Internet para colgar vídeos que atentan contra la privacidad. ¿En qué estado se encuentra el juicio italiano por el vídeo de una paliza a un niño con síndrome de Down que se colgó en Google Video?

Es absurda la acusación y no entiendo cómo se nos pueden pedir responsabilidades. No podemos previsualizar todos los vídeos, teniendo en cuenta que se suben a Google una media de 21 horas de vídeo cada minuto.