Público
Público

La SGAE pierde y tiene que tragar con lo de 'piratas'

Una sentencia resuelve que la revista Quimera no atenta contra el honor de la SGAE con la publicación del artículo 'La Horda de los Gestores' en el que comparaban a la sociedad gestora con "piratas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La SGAE ha perdido la demanda que interpuso contra la revista cultural Quimera por la publicación del artículo La Horda de los Gestores.

Los hechos se remontan a finales del año 2007, cuando se produce la demanda por parte de la la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), en la que solicitaba una indemnización de 9.000 euros porque, según la Sociedad, la revista había atentado contra su honor.

La publicación había elaborado un artículo crítico con la SGAE, firmado bajo el seudónimo de Trebor Escargot y de título La Horda de los Gestores. Aunque el artículo fue reproducido en otros medios, la SGAE no ha interpuesto demandas contra los mismos.

Según explican en la web Derecho de Internet, 'en el artículo objeto del pleito se realizaba, con tono irónico, satírico y muy mordaz, una fuerte crítica al funcionamiento de las entidades de gestión de derechos de la propiedad intelectual, cargando contra el canon (el derecho de compensación por copia privada) objeto de reforma legislativa en julio de 2007'.

En el artículo, entre otras cosas, se realizaban símiles sobre las entidades de gestión con las señas de identidad de los piratas. 'Sus métodos pueden despistarnos, pues no andan por la vida en barco, ni tienen el valor que requiere empuñar una espada. Han abandonado el ron, en favor del CD-Rom, y la bandera de la calavera por otras más discretas y actuales con las siglas de su banda: SGAE, VEGAP, etc.'

En la sentencia notificada ahora, el juzgado de primera instancia resuelve que la revista cultural Quimera no ha atentado contra el honor de la SGAE. La conclusión del juzgado es que los derechos a la libertad de expresión y a la información son diferentes. 'El derecho a la libertad de información queda condicionado a su veracidad y su interés y el de la libertad de expresión cuando sobrepasa la crítica para caer sólo en el insulto'.

La clave es precisamente la expresión 'caer sólo en el insulto', estableciendo que el artículo de la revista no traspasa los límites y se limita a ser una crítica mordaz.

Así resuelve que el artículo criticaba a la Sociedad por sus métodos de gestión 'empleando para ello palabras que por sí mismas pueden considerarse ofensivas, como piratas, mafiosos o extorsionadores, que aisladas tienen una carga insultante pero que no deben ser leídas de forma aislada porque no fueron publicadas de esa forma, sino dentro de un texto mucho más elaborado y dentro de él deben ser leídas, resultando evidente que cuando se emplean nadie podrá englobarlas dentro de tipos delictivos de piratería'.