Público
Público

Telefónica gana en la guerra de la fibra óptica

La Audiencia Nacional determina que la compañía puede continuar con el proceso de desarrollo de redes de fibra óptica, aunque "existe la posibilidad de una monopolización del mercado de infraestructuras".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Nacional ha decidido levantar la suspensión urgente de las últimas medidas cautelares acordadas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para el desarrollo de las redes de fibra óptica, contrariamente a lo que solicitó Orange hace unos días.

Esta decisión permite seguir adelante con el proceso de desarrollo de las redes de nueva generación de la forma que estableció la CMT en julio pasado, aunque la Audiencia Nacional analizará en una pieza separada el fondo de las medidas transitorias que fijó el organismo, así como la pertinencia de adoptar cautelares.

En el auto que levanta la suspensión de las cautelares pedidas por Orange, la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional justifica que no está 'suficientemente acreditada la especial urgencia' de la medida solicitada 'máxime cuando como aquí sucede de la puesta en funcionamiento de una nueva tecnología (...) lo que exige un examen más detenido del problema'.

En estas medidas se obligaba a Telefónica a disponer el 16 de septiembre de una oferta mayorista para que los operadores alternativos pudieran utilizar sus canalizaciones, aunque eliminaba la obligación inicial de abrir sus redes de nueva generación a otras compañías.

Orange presentó la petición de suspensión de estas medidas el mismo día 16, por considerar que tendrían un efecto disuasorio sobre la inversión de los operadores alternativos y supondrían una vuelta al monopolio de Telefónica.

Sin embargo, el presidente de la sala, José Luis Sánchez Díaz, considera que la suspensión acordada inicialmente 'protege de forma más intensa el interés público' y 'permite salvaguardar en todo momento la competencia entre operadores, evitando que queden frustrados los objetivos' de la normativa europea y nacional sobre las telecomunicaciones.

En su opinión las medidas de la CMT dejan 'la puerta abierta a una posible monopolización del mercado de los servicios a través de la monopolización de las infraestructuras'.