Público
Público

La UE y EEUU discuten en secreto la desconexión de los usuarios

Se filtra un documento de la CE donde EEUU propone que los proveedores de conexión a Internet amenacen a los usuraios con desconexiones como castigo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A puerta cerrada y con total secretismo sobre el resultado de las reuniones, las potencias comerciales del mundo, con la Unión Europea a la cabeza, negocian un acuerdo contra la piratería que contempla la desconexión del usuario por parte de los proveedores de Internet.

Según una filtración reciente de un documento de la Comisión Europea, EEUU propuso en la última reunión de las negociaciones internacionales, conocidas por las siglas de ACTA, que los proveedores de conexión contribuyan a 'responder al almacenamiento no autorizado de materiales protegidos por el copyright' con el anuncio de la desconexión o la desconexión efectiva como castigo.

La Comisión Europea no ha confirmado el contenido de este documento de trabajo para la última reunión de ACTA, celebrada el pasado mes en Seúl con la participación de los restantes diez países, entre ellos EEUU, Australia, Canadá, Japón, Corea del Sur. Sin embargo, en su último documento público, la UE reconoce que ACTA negocia la fórmula para 'la aplicación de medidas correctoras' de la piratería por parte de los proveedores de Internet.

Los ISP europeos se muestran en contra de asumir la responsabilidad de desconectar a usuarios

EuroISPA, la patronal europea que reune a 1.700 empresas proveedoras de Internet en todo el continente, se mostró en contra de asumir la responsabilidad de desconectar a un usuario y pidió a la UE que no firme un acuerdo que 'amenaza el carácter abierto de Internet'.

En un comunicado, EuroISPA se unió a las numerosas organizaciones que denuncian la restricción de derechos fundamentales, como la privacidad o la información, a través de acuerdos comerciales como ACTA, que se negocian sin publicidad y cuya meta principal es salvaguardar intereses comerciales.

'Estamos preocupados por el intento de poner en marcha esas medidas a través de un acuerdo comercial y no un proceso legislativo, sin permitir a afectados como los ciudadanos europeos entrar en el debate'.

Para su presidente, Malcolm Hutty, ese tipo de medidas atacan a la esencia misma de la Red al 'crear un grave peligro' que 'restringiría el espacio abierto e innovador que emana del corazón de Internet'.

Benjamin Henrion, presidente de la Fundación para una Infraestructura de la Información Libre (FFII), calificó en conversación con Público la tramitación de este acuerdo como una 'pesadilla', denunciando que los numerosos intentos por conseguir documentos sobre los avances en las ya seis rondas negociadoras han resultado en un fracaso. Henrion recuerda que las diferentes filtraciones incluyen una puerta abierta a las sanciones penales como castigo a la piratería.