Público
Público

El telescopio espacial que llegará al fondo de los agujeros negros

Hoy se pone a prueba el espejo gigante del futuro telescopio de rayos X IXO que será lanzado en 2021

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Internacional X-ray Observatory (IXO), en el que trabajan conjuntamente la NASA, la ESA y la japonesa JAXA, será lanzado al espacio en 2021 y proporcionará nueva información sobre los agujeros negros y, por tanto, sobre el origen del universo. Se convertirá en el mayor telescopio de rayos X.

Sus dimensiones son gigantescas. La superficie de los espejos, cuya misión es capturar, por ejemplo, la radiación X procedentes de un agujero negro, será de 1.300 metros cuadrados. Consistirán en obleas de silicio ya disponible comercialmente con poros de unos pocos milímetros por debajo. La calidad de estas superficies 'escondidas' se pondrá a prueba en el Physikalisch-Technische Bundesanstalt (PTB), en Alemania, con un haz de lápiz monocromático de rayos-X. El dispositivo de medición se ha instalado en el laboratorio PTB de radiación sincrotrón en el BESSY II de Berlín-Adlershof .

eROSITA hará el trabajo preliminar. El experimento ruso-alemán bajo los auspicios del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre se lanzará al espacio en 2013. Con la ayuda de un conjunto de siete telescopios de rayos X, eROSITA buscará en todo el cielo un determinado tipo de agujero negro: el que se desarrolló en los albores del universo, probablemente incluso antes del desarrollo de las primeras estrellas. Los científicos esperan que - entre otras cosas - aproximadamente tres millones de agujeros negros nuevos sean encontrados con esta misión. Esto, por primera vez, permite una visión completa de la formación y el desarrollo de un agujero negro supermasivo. IXO será responsable de la investigación sistemática de lo que se encuentre previamente.

Además, el nuevo telescopio espacial proporcionará mucha información nueva acerca de las estrellas de neutrones y los agujeros negros estelares, el segundo tipo de agujero negro que se desarrolla cuando las estrellas masivas explotan. Debido al hecho de que tal empresa es muy cara, en 2008 las agencias espaciales de los EE.UU. , de Europa y Japón decidieron realizar este proyecto conjunto a partir de sus respectivos proyectos.

IXO puede capturar la radiación X de un agujero negro muy lejano, porque este tipo de radiación penetra el polvo cósmico, que es el impedimento más frecuente en el camino. A tal fin, el espejo en el telescopio debe ser muy grande, pero también ligero. IXO tendrá un solo espejo con una superficie de captación de aproximadamente 3 metros cuadrados, con una longitud focal de 20 metros y una resolución angular de menos de 5 segundos de arco. Debido a la incidencia rasante de la radiación requerida, toda la superficie del espejo debe ser de aproximadamente de 1300 metros cuadrados. Para construir esta gran superficie, las obleas de silicio estarán apiladas en capas con una estructura en forma de costillas.

A través del silicio, los poros con una sección transversal de aproximadamente 1 milímetro cuadrado reflejarán la radiación en la superficie de la oblea respectiva inferior.