Público
Público

El telescopio espacial 'Planck' envía su primera foto del universo

La sonda de la Agencia Espacial Europea detecta los restos de radiación del Big Bang de hace 14.000 millones de años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El telescopio espacial Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA) acaba de enviar a la Tierra su primera fotografía completa del universo. La imagen muestra una esfera desplegada que puede mirarse como un mapa y que podría aclarar cómo comenzó todo.

'Estamos abriendo la puerta a un El Dorado en el que los científicos pueden buscar detalles que contribuyan a explicar cómo se originó el universo y cómo funciona ahora', dijo hoy David Southwood, jefe de exploración robótica de la ESA.

La gran barra de luz en el centro de la imagen es el disco principal de la Vía Láctea, donde se encuentra la Tierra y el resto de planetas que componen el Sistema Solar. La rodea una masa de polvo y gas en la que nacen y mueren las estrellas y donde se encuentran grandes nebulosas como la de Orión, tan brillante que puede observarse desde la Tierra a simple vista. Más allá, desde los confines del universo, llega la radiación de fondo de microondas, la razón por la que se construyó el observatorio Planck.

Desde que fue descubierta en 1965, los astrónomos creen que esta radiación, la masa roja y amarilla que ocupa los polos de la imagen, es lo que queda del Big Bang que originó el universo hace unos 14.000 millones de años. Es constante y muy uniforme en cualquier punto, pero el brillo de las estrellas y otras galaxias impide detectarla en muchos lugares. Gracias al Planck, los investigadores obtendrán ahora la instantánea más precisa de esta radiación, pues sus instrumentos pueden eliminar el brillo irrelevante.

El ingenio puede captar luz de hace 13.700 millones de años

Desde su lanzamiento en mayo de 2009 el observatorio de 1.900 kilos ha estado dando vueltas sobre sí mismo para que su telescopio y sus antenas cubran todo el cielo que la envuelve. En 2012 habrá completado cuatro vueltas. El resultado permitirá aclarar el origen del universo e incluso predecir si seguirá expandiéndose como hasta ahora o llegará un Big Crunch, o Gran Implosión, tras la que quedará paralizado.

Un año antes, en 2011, el Planck enviará a la Tierra un detallado catálogo de objetos y galaxias que componen el universo.