Publicado: 22.05.2015 14:01 |Actualizado: 22.05.2015 14:01

El telescopio Hubble observa una estrella única en la Vía Láctea

La estrella, apodada 'Nasty 1', puede estar manifestándose durante una breve etapa transitoria en la evolución de las estrellas extremadamente masivas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El telescopio Hubble observa una estrella única en la Vía Láctea. /NASA

El telescopio Hubble observa una estrella única en la Vía Láctea. /NASA

Astrónomos han descubierto con el telescopio Hubble nuevas pistas sorprendentes sobre una estrella de rápido envejecimiento cuya conducta nunca se ha visto antes en nuestra galaxia, la Vía Láctea.

La estrella, apodada 'Nasty 1', puede estar manifestándose durante una breve etapa transitoria en la evolución de las estrellas extremadamente masivas.

Descubierta hace varias décadas, Nasty 1 fue identificada como una estrella Wolf-Rayet, una estrella en rápida evolución, que es mucho más masiva que nuestro sol. La estrella pierde sus capas exteriores de hidrógeno y deja al descubierto su núcleo de helio incandescente muy brillante.



Sobre la base de las estimaciones actuales, la nebulosa que rodea a las estrellas tiene sólo unos pocos miles de años, y está a unos 3.000 años-luz de la Tierra

Pero Nasty 1 no es una estrella Wolf-Rayet típica. Los astrónomos que usaron Hubble esperaban ver lóbulos gemelos de gas que fluyen desde los lados opuestos de la estrella, quizás similares a las que emanan de la estrella masiva Eta Carinae, que es una candidata a Wolf-Rayet. En cambio, el Hubble reveló un disco en forma de panqueque de gas que rodea la estrella.

El gran disco tiene casi 3.500 billones de kilómetros de ancho, y puede haberse formado a partir de una estrella compañera invisible que se encontraba en el envoltorio exterior de la recién formada Wolf-Rayet. Sobre la base de las estimaciones actuales, la nebulosa que rodea a las estrellas tiene sólo unos pocos miles de años, y está a unos 3.000 años-luz de la Tierra.

"Estábamos emocionados de ver esta estructura en forma de disco, ya que puede ser evidencia de una estrella Wolf-Rayet en formación desde una interacción binaria", dijo el líder del estudio Jon Mauerhan de la Universidad de California, Berkeley. "Hay muy pocos ejemplos en la galaxia de este proceso en acción porque esta fase es de corta duración, tal vez sólo cien mil años, mientras que el plazo de tiempo durante el cual un disco resultante es visible podría ser sólo de diez mil años".

En el escenario propuesto por el equipo, una estrella masiva evoluciona muy rápidamente, y al quedarse sin hidrógeno, se hincha. Su envoltura de hidrógeno externa se vuelve más vulnerable a la extracción de la gravedad, o un tipo de canibalismo estelar, por una estrella compañera cercana. En ese proceso, la estrella compañera más compacta termina ganando masa, y la estrella masiva original, pierde su envoltura de hidrógeno, dejando al descubierto su núcleo de helio para convertirse en una estrella Wolf-Rayet, informa la NASA.

El estudio se publica en el último número de Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

lea también...