Público
Público

Tenerife, campo de pruebas para misiones a Marte

Un equipo europeo y estadounidense prueba los 'ojos' de un nuevo vehículo de exploración espacial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las Cañadas del Teide, en Tenerife, se ha convertido en un campo de pruebas de prototipos diseñados para la exploración de otros planetas. Ante las miradas extrañadas de los cientos de turistas que visitan la zona, un rover se ha paseado por diversos lugares del parque nacional, durante los últimos días, para realizar pruebas de campo de la última tecnología espacial.

Desde principios de esta semana un equipo multidisciplinar de técnicos trabaja en la isla para poner a prueba los diferentes instrumentos que ha desarrollado la empresa Astrium para el vehículo Bridget. Este vehículo de 200 kilogramos es un prototipo que se diseñó para ensayar los sistemas de locomoción, suspensión y guía de estos robots exporadores.

Han elegido el Teide por el paisaje y la meteorología extrema

Jorgina Busquets, miembro del equipo del proyecto, destacó que Astrium eligió Tenerife para estas pruebas 'porque es necesario probar la tecnología en un ambiente representativo. El Parque Nacional del Teide tiene unas condiciones únicas, que combinan un paisaje con hundimientos tipo cráter, meteorología extrema y poca vegetación'.

En esta ocasión, los trabajos se han centrado en la puesta a punto de los ojos del rover, una batería de cámaras que mostrarán el planeta Marte como nunca antes se había visto. Dos cámaras se encargarán de tomar imágenes en 3D (PanCam), otra cámara situada en la parte superior del prototipo mostrará una panorámica de la superficie marciana de 360º (Omniview Camera) y una tercera también realizará imagen en 3D pero sólo utilizando un instrumento (3D-TOF Camera).

Una de las novedades de este sistema de visión es que ofrecerá una perspectiva similar a la que tendría un astronauta en Marte, situando las cámaras a la altura media de un ser humano. Además, también se pondrá a prueba un taladro supersónico de toma de muestras.

La misión ExoMars está paralizada por problemas de financiación

Este estudio se enmarca dentro del proyecto PRoVisG (Procesado en tierra de la visión robótica planetaria), un ambicioso plan internacional financiado por la unión europea con seis millones de euros, y en el que participan empresas y universidades europeas y estadounidenses. En concreto, este proyecto se centra en el desarrollo de sistemas de visión y navegación para las futuras misiones de exploración planetaria.

El rover que ha puesto a prueba estos sistemas ya visitó Tenerife en 2006. En esa ocasión, se decidía qué tipo de vehículo era el más indicado para la futuras misiones espaciales a la Luna o Marte. El Briget resultó ser el modelo más adecuado, algo que se ha podido comprobar estos días en las cumbres de la isla viendo cómo se desenvuelve entre el irregular terreno volcánico.

Sin embargo el futuro de este prototipo es incierto. La misión ExoMars, que pondría el primer rover europeo en suelo marciano, está paralizada por problemas de financiación. Mientras la NASA anunció esta semana su intención de apostar por nuevas misiones al planeta rojo, sus competidores europeos no logran sacar adelante un proyecto que ya debería estar sobre la superficie de Marte.