Público
Público

Tepco suspende una operación de limpieza de agua en Fukushima

Los niveles de radiación aumentaron más rápido de lo esperado pasadas las cinco horas después del inicio de la operación de limpieza de agua radioactiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El operador de la dañada central nuclear japonesa de Fukushima, Tepco, ha suspendido una operación para limpiar agua radiactiva apenas horas después de comenzada, cuando los niveles de radiación aumentaron más rápido de lo esperado.

La empresa dijo en un comunicado que un brusco aumento de la radiación en una parte del sistema previsto para absorber el cesio provocó la suspensión de la operación, cinco horas después de que comenzara.

'En este momento no hemos determinado la razón', dijo un portavoz de Tepco. 'Por lo tanto no podemos decir cuándo podremos reanudar la operación', agregó.

El funcionario informó que los equipos que trabajan en la planta creen que el aumento de la radiación podría estar relacionado con el lodo que fluye en la maquinaria destinada a absorber cesio. Otra causa podrían ser las tuberías que lo rodean.

Tepco prevé el cierre de sus tres reactores inestables en enero de 2012

Pero la reanudación, dijo, es fundamental para ocuparse del agua altamente radiactiva. 'A menos que podamos reanudar la operación dentro de una semana, vamos a tener problemas para deshacernos del agua contaminada', avanzó el portavoz.

El funcionario dijo que Tepco no tenía previsto ningún retraso en su plan general para que la planta esté totalmente controlada al final del año.

El plan prevé el cierre de sus tres reactores inestables en enero del 2012.

La operación de limpieza se puso en marcha el viernes, después de un retraso por una serie de problemas técnicos en la planta, ubicada a 240 kilómetros al noreste de Tokio.

Las autoridades dijeron esta semana que existía el riesgo de que las grandes piscinas de agua radiactiva en la planta se desbordaran hacia el mar a menos que se actuara rápidamente.

Tepco ha inyectado grandes cantidades de agua para enfriar los tres reactores de la central, que estuvo al borde de una fusión del núcleo cuando el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo dañaron los sistemas de refrigeración.