Público
Público

Twitter, una herramienta vital frente a las catástrofes

Cuando el huracán Sandy irrumpió en EEUU, la red de mensajes cortos sirvió una vez más como una especie de parte de emergencias y noticias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando el huracán Sandy empezó a afectar a la costa atlántica de Estados Unidos el lunes por la noche, cortando la electricidad y las conexiones de Internet, millones de residentes recurrieron a Twitter en una especie de parte de emergencias y noticias que se prolongó durante la noche incluso aunque muchas webs se cayeron y partes de Manhattan quedaron en la oscuridad. Sin embargo, la red social también fue un caldo de cultivo para bromistas que aprovecharon la ocasión para difundir rumores o imágenes manipuladas, incluido un falso tuit el lunes por la noche que decía que la Bolsa de Nueva York había quedado sumergida bajo el agua.

El parqué neoyorquino emitió un desmentido, pero el tuit estuvo circulando y la CNN lo sacó en directo, ilustrando de qué forma Twitter se ha vuelto una columna vertebral - aunque profundamente manipulable - de la información con acontecimientos importantes en tiempo real. Pero un año después de que Twitter acaparara la atención por su papel en los esfuerzos de rescate en el Japón afectado por el tsunami, la red pareció fraguar su posición cuando organismos gubernamentales, medios y residentes recurrían a ella en las horas críticas.

A partir del domingo, organismos y responsables gubernamentales, desde el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo(@NYGovCuomo) a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (@FEMA) o @NotifyNYC, una cuenta que manejan las autoridades de gestión de emergencias de la ciudad de Nueva York, emitieron órdenes de evacuación y actualizaciones. Cuando la tormenta alcanzó Nueva York el lunes por la noche, los residentes que se encontraban con las líneas de emergencias saturadas recurrieron a la cuenta de los bomberos en Twitter (@fdny) para solicitar información y ayuda para parientes y amigos atrapados.

Un anciano necesitaba ser rescatado de un edificio en la playa de Manhattan. Otra envió a @fdny una foto a través de Instagram con las inyecciones de insulina que necesitaba. Otra buscaba un generador portátil para un amigo. Emily Rahimi, que gestiona la cuenta de @fdny, según el portavoz del departamento, respondió con serenidad a docenas de preguntas. En la sede de Cruz Roja en Washington D.C., en una pequeña sala, seis paneles colgados de las paredes mostraban las actualizaciones de Twitter y Facebook y un mapa visual sobre de dónde procedían las peticiones de ayuda.

Ese mapa visual permitía a los trabajadores de Cruz Roja desplegar sus recursos, según Wendy Harman, director de estrategia social de Cruz Roja. Cruz Roja también usaba Radian6, una herramienta de gestión de redes sociales, para localizar a gente que necesitara ayuda y responder a sus preguntas. 'Descubrimos que podemos llevar a cabo la misión de Cruz Roja desde la red social', dijo Harman, que tuvo un breve encuentro con el presidente Barack Obama el martes.

Twitter, que en el último año ha reforzado sus ofertas publicitarias para que encajaran con grandes firmas como Pepsico y Procter & Gamble, de repente se encontró ofreciéndose a un nuevo tipo de clientes: organismos públicos que querían ayuda para difundir información.

Por primera vez, la compañía creó una página especial, '#Sandy', - un formato reservado en el pasado para acontecimientos mediáticos que atraen anuncios como los Juegos Olímpicos - que sirvió como centro donde los visitantes podían ver información agregada. La página mostraba tuits seleccionados de forma manual y algorítmicamente de cuentas como la del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que estuvo particularmente activo en la red.

Jeannette Sutton, socióloga de la Universidad de Colorado que ha recibido financiación de la Fundación Nacional de Ciencias y del Departamento de Seguridad Nacional para estudiar el uso de las redes sociales en la gestión de desastres, dijo que los organismos gubernamentales han sido escépticos sobre el uso de las redes sociales durante desastres naturales. 'Hay un gran problema respecto a si es información válida y precisa', dijo Sutton. 'Pero si no eres parte de la conversación, te quedas fuera'.

Dado que el huracán afectó a una de las regiones con más conexiones del país, las noticias también se aprovecharon de los usuarios de smartphones que relataron cómo subía el agua o cómo se inundaban edificios. En la página de intercambio de fotos Instagram, los testigos colgaron instantáneas de coches, gasolineras y edificios inundados en una proporción de más de 10 fotos por segundo, según contó el martes el fundador de Instagram Kevin Systrom a Poynter.org. Muchas de las imágenes fueron difundidas en directo por webs y noticieros de televisión.

Sin embargo, también empezaron a difundirse fotos falsas, incluida una en la que una nube de tormenta se cernía dramáticamente sobre la Estatua de la Libertad y un trabajo en Photoshop en el que aparecía un tiburón en una zona residencial inundada. Esta última imagen apareció incluso en redes sociales en China. También apareció el mensaje creado por @comfortablysmug, la cuenta de Twitter que afirmaba que la bolsa de Nueva York estaba bajo el agua. La cuenta está a nombre de Shashank Tripathi, inversor de fondos y jefe de campaña de Christopher Wight, candidato republicano para representar al distrito 12 de Nueva York en la Cámara de Representantes.

Tripathi, que no respondió a los correos de Reuters, se disculpó el martes por una 'serie de tuits irresponsables y equivocados' y dimitió de la campaña de Wright. Ben Smith, responsable de Buzzfeed, dijo que la credibilidad de la red social no se vería afectada por quienes difunden rumores ya que los ciudadanos a menudo identifican las falsedades. 'Solían decir que una mentira recorrería la mitad del mundo antes de conocerse la verdad, pero en el mundo de Twitter, eso ya no es verdad', dijo Smith.