Público
Público

Vallas privadas cortan caminos públicos en un bosque histórico

Condes y marqueses fortifican sus propiedades en un monte madrileño, bloqueando el paso de la fauna. El PP acaba de tumbar una propuesta del PSOE para proteger la arboleda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Zona videovigilada: Puede ejercitar sus derechos ante:'. Y ahí se acaba la frase, grabada en un cartelón amarillo clavado en un pino piñonero. Es una metáfora brutal de la situación en el Monte del Pilar y de Pozuelo, una isla de 800 hectáreas de bosque mediterráneo rodeado de asfalto a unos 15 kilómetros de la Puerta del Sol.

La imagen es chocante. El cartel se asoma a un camino recién amurallado por ambos lados, con una valla kilométrica que impide el paso a decenas de veredas y caminos por los que se ha transitado durante cientos de años. 'Es como pasear por Guantánamo', se lamenta Francisco Robredo, un ingeniero aeronáutico retirado que lleva 35 años viviendo en Pozuelo de Alarcón, en el noroeste de Madrid.

El Monte del Pilar y de Pozuelo es un pulmón verde de 800 hectáreas

Robredo pertenece a Ciudadanos por el Monte, una asociación surgida de manera espontánea cuando cientos de vecinos de Pozuelo comprobaron que la última finca que quedaba por vallar en el bosque comenzaba a ser fortificada. Fue en diciembre de 2010, cuando la familia Oriol, propietaria del terreno, empezó a levantar cercados sin respetar, según denuncia la asociación, caminos, veredas y sendas de uso público.

Las verjas son tupidas e impiden el paso de la fauna. En el mejor de los casos, son vallas cinegéticas, con agujeros pequeños arriba y más grandes abajo, para permitir los movimientos de los animales. Pero están puestas del revés. 'Como si los zorros y los conejos volaran', bromea Robredo. Los Oriol descienden de José Luis de Oriol Urigüen, carlista y fundador de Hidrola (la actual eléctrica Iberdrola) en 1907.

El Monte del Pilar y de Pozuelo es una especie de milagro en el interior de la Comunidad de Madrid. Sus miles de pinos y encinas son un pulmón para 180.000 personas que viven en los alrededores. De su área total, 446 hectáreas pertenecen a Pozuelo de Alarcón, casi todas en manos privadas; otras 249 hectáreas son de Majadahonda y las 109 restantes corresponden a Madrid. Los tres municipios son bastiones del PP, donde los conservadores gobiernan con mayorías absolutas.

No se puede acceder a una fuente del autor de La Cibeles en dominio público

El propio Ayuntamiento de Majadahonda explica el origen de este santuario natural en su página web. El bosque es un vestigio de lo que fue el Cazadero Real de Madrid, donde se situó la Corte de Felipe II. La fauna campaba a sus anchas. Posteriormente, la desamortización de 1855 y la venta de tierras del Estado 'pusieron al Monte del Pilar en manos de la nobleza, pasando posteriormente a la alta burguesía, que la ha transmitido a sus herederos hasta nuestros días'.

Algunos de estos herederos forman parte de la familia Oriol, a la que pertenece la nuera de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid. Carolina Oriol Garrigues está casada con Fernando Ramírez de Haro y Aguirre, hijo de la presidenta conservadora y marqués de Villanueva de Duero. A su boda, celebrada en el propio Monte del Pilar, acudió el matrimonio formado por José María Aznar y Ana Botella. 'Tiras de una cereza y te sale el cesto entero', resume Robredo, denunciando la permisividad de las autoridades de la Comunidad ante la 'ocupación totalmente ilegal de los caminos públicos'.

A la familia Oriol pertenece la nuera de Esperanza Aguirre

Luis María de Palacio y Oriol, marqués y representante de la familia que solicitó el último permiso de vallado al Ayuntamiento de Pozuelo, habla amablemente con este periódico, pero sólo para aclarar que no hacen declaraciones y para pedir que 'si hay alguna irregularidad en las vallas, que se denuncie en los tribunales'. No obstante, algunos vecinos, sin paciencia ante lo que consideran un atropello, no han esperado a la Justicia y se la han tomado por su mano, tumbando varios metros del vallado.

Para el profesor de Ingeniería de Montes Joaquín Solana, de la Universidad Politécnica de Madrid, no hay dudas sobre la ilegalidad del cercado. Las vallas instaladas por la familia Oriol, denuncia, 'no están permitidas en nuestra legislación sobre protección de la fauna' y además se instalan 'sin el más mínimo estudio de impacto ambiental', expuso el ingeniero en un pleno del Ayuntamiento de Pozuelo. Además, como han hecho históricamente la mayor parte de los propietarios del Monte del Pilar y de Pozuelo, 'se impide coactivamente el acceso a caminos, sendas, veredas, carriles y arroyos de dominio público', añadió.

'Si hay irregularidad, que se denuncie', dice Luis María de Palacio y Oriol

En la lista de propietarios del bosque histórico, según cuenta el alemán Jan Hinrichs,vicepresidente de Ciudadanos por el Monte, hay multitud de nombres ilustres, como Juan Güell Martos, conde de Güell,y Angustias Martos Aguirre, condesa de Heredia-Spínola. Hinrichs canta los nombres con las copias del Registro de la Propiedad en la mano.

Para el profesor de la Politécnica, 'lo más flagrante es la ocupación del camino que conduce a la fuente de la Escorzonera, situada en dominio público hidráulico y construida por Ventura Rodríguez', el mismo arquitecto que diseñó las fuentes de La Cibeles y Neptuno. Está en dominio público, denuncian, pero cuando los vecinos intentaron visitarla en junio, tres guardas de seguridad con perros pastores alemanes les impidieron acceder a la llamada finca El Chaparral, según recuerda Hinrichs.Llamaron a la Policía Municipal, pero los agentes se limitaron a tomar nota.

La asociación está ahora enfangada en conseguir que los propietarios no roben los caminos y arroyos a los ciudadanos, pero su fin último es lograr que todo el Monte del Pilar y de Pozuelo sea público. En Majadahonda ya se ha conseguido gracias a la presión vecinal, pero en el Ayuntamiento de Pozuelo, gobernado por la conservadora Paloma Adrados, no quieren ni oír hablar de ello. Hace una década, Majadahonda consiguió recuperar su parte del monte cambiando hectáreas de bosque por derechos de construcción de viviendas en zonas sin valor ecológico. Ciudadanos por el Monte, que ha conseguido reunir 3.000 firmas de los vecinos, pide que se haga lo mismo en Pozuelo.

'Para hacer pública la parte privada habría que comprar o expropiar, lo que significa gastar millones de euros en un momento de crisis como el que atravesamos', explica una portavoz del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón. Según el consistorio, el monte 'ya está protegido: es suelo protegido forestal no urbanizable'. Sobre los caminos y arroyos vallados no hay respuesta.

Otras fuentes señalan que la propuesta de permutar hectáreas de bosque por solares urbanizables en la ciudad es una locura. '¿Cómo vendería el PSOE que se dé suelo urbanizable a los supuestos allegados de Esperanza Aguirre? ¿Hablarían de pelotazo? ¿De especulación?', señalan.

El PSOE recogió en su programa para las elecciones locales del 22 de mayo una propuesta para 'recuperar el Monte de Pozuelo para el libre uso y disfrute de los vecinos' y 'dar los pasos necesarios para que pase a ser de dominio público'. En los comicios de Pozuelo de Alarcón, uno de los municipios más ricos de España y salpicado por el caso Gürtel, el PSOE se dio un batacazo. El PP consiguió 17 de los 25 concejales. El PSOE, 4.

Sin embargo, no se rinden. El Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid presentó una Proposición No de Ley el 13 de octubre para declarar el Monte de El Pilar y de Pozuelo protegido y preservado. El PP de Esperanza Aguirre, con su mayoría absoluta, tumbó la propuesta.

'La Comunidad de Madrid no puede mirar hacia otro lado si en vez de defender el interés público se defienden los intereses particularísimos de unos pocos propietarios, relacionados o no con Esperanza Aguirre', señala la diputada socialista Amparo Valcarce. 'Nadie discute el título de propiedad, pero los montes son para disfrute público, no pueden cerrar los caminos', deplora.

A Pedro Cea, vecino de Pozuelo desde 1984, los últimos vallados ejecutados en el Monte del Pilar y de Pozuelo le huelen a “futuras recalificaciones”. En una de las zonas más caras de España, no le faltan indicios. En Majadahonda, el Ayuntamiento, gobernado por el PP, aprobó en julio la cesión gratuita de 17.000 metros cuadrados del monte a una fundación privada, la Fundación Recal, “vinculada al PP y a los Legionarios de Cristo”, según denuncia la diputada socialista Amparo Valcarce. El propósito de la fundación, que admite “valores cristianos” pero niega lazos con los Legionarios, era construir una granja escuela para drogodependientes, un uso no permitido por el plan de protección del monte.

La oposición vecinal obligó al Gobierno conservador a dar marcha atrás. En la parte perteneciente a Pozuelo de Alarcón, donde el suelo es forestal no urbanizable, el Tribunal Supremo paró en marzo de este año el intento de algunos propietarios de cambiar en los tribunales la calificación del suelo para poder construir. El Alto Tribunal destacó “la calidad de las formaciones vegetales” y la fauna y su “fragilidad frente a cualquier actividad edificatoria”.