Público
Público

Varapalo al dragado del Guadalquivir

Medio Ambiente pide un nuevo proyecto al puerto de Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dragar el fondo del Guadalquivir para que puedan llegar al puerto de Sevilla buques de mayor tamaño tendría un efecto negativo en el río, su estuario y el Parque de Doñana. Es la conclusión del informe científico que ha llevado finalmente al Ministerio de Medio Ambiente a exigir un nuevo proyecto, con todas las garantías, a la Autoridad Portuaria de Sevilla, dependiente de Fomento.

'En la medida en que las conclusiones de la Comisión Científica han pasado a ser condición vinculante de la Declaración de Impacto Ambiental, no es posible iniciar ninguna otra actuación sin antes adecuar el proyecto a estas prescripciones y sin previa confirmación de la adecuación de esta nueva versión a lo estipulado por la Comisión Científica', dice una carta enviada por el Ministerio al presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Fernández, el pasado lunes, 17 de octubre, y dada a conocer ayer por la organización ecologista WWF.

El Ministerio asume las recomendaciones de los científicos

El Ministerio, por tanto, asume el dictamen de la Comisión Científica, que consideraba inviable el dragado de profundización y emplazaba a una nueva evaluación de impacto ambiental en el caso de que el puerto quisiera continuar con el proyecto una vez mejoradas las condiciones del estuario. Es decir, según la carta del Ministerio, el puerto tendrá que elaborar un nuevo proyecto adaptado a esas recomendaciones y ser sometido posteriormente a la evaluación. El Ministerio pide una reunión con todos los responsables. Fuentes de la Autoridad Portuaria aseguraron ayer a Público que no tenían aún conocimiento de ello.

'Estamos ante el final del proyecto y ahora se abre una nueva etapa en la que las administraciones deben demostrar su compromiso con el río', aseguró Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF, en una nota.

Los expertos creen que la obra dañaría el río y el parque de Doñana

Los ecologistas creen ahora necesario poner en marcha un plan que incluya las recomendaciones: gestión integral del estuario, recuperar las llanuras mareales, reconectar los brazos del río con el cauce principal, mejorar los aportes de caudales de agua dulce o reducir el aporte de sedimentos, nutrientes y pesticidas.