Publicado: 23.12.2014 16:58 |Actualizado: 23.12.2014 16:58

Un vasco recibe el Premio al Mejor Joven Investigador en Alemania

El español Ander Ramos es el primer no alemán que ha recibido el Premio al Mejor Joven Investigador en Alemania. Ramos, antiguo alumno del Campus Tecnológico de la Universidad de Navarra en San Sebastián (Tecnun), emplea sus conocimientos en ingeniería para devolver movilidad a pacientes que han sufrido un ictus.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El ingeniero Ander Ramos en los laboratorios de Bioingeniería de Tecnun-Ceit. /Tecnun

El ingeniero Ander Ramos en los laboratorios de Bioingeniería de Tecnun-Ceit. /Tecnun

El donostiarra Ander Ramos se convirtió el pasado 7 de noviembre en el primer no alemán en recibir el galardón Walter Kalkhof-Rose, que valora al mejor investigador joven de la mano de la Academia Alemana para las Ciencias y las Letras.

Con el premio, se galardona el trabajo que este ingeniero industrial ha realizado en los últimos años para rehabilitar a pacientes paralizados por un ictus. Ramos lidera desde 2007 un grupo de expertos en la Universidad de Tubinga que colabora estrechamente con Tecnalia, centro al que pertenece.

“Es una gran motivación para seguir adelante. La carrera de investigación es un camino muy largo y este premio es un paso pequeñito. El premio reconoce mi trabajo y el de muchos colaboradores de Alemania y España”, declara Ramos.



El donostiarra Ander Ramos se convirtió el pasado 7 de noviembre en el primer no alemán en recibir el galardón Walter Kalkhof-Rose

El investigador vasco trabaja en la creación de conexiones entre el sistema nervioso central a través de la tecnología. “Las aplicaciones son múltiples, pero nosotros nos centramos en utilizar interfaces cerebro-máquina para desarrollar aplicaciones de asistencia y rehabilitación para déficits cognitivos y motores”, explica.

“No hemos conseguido rehabilitar las conexiones de manera que los pacientes que sufren un ictus puedan hacer vida normal, pero hemos logrado que recuperen un par de milímetros de movilidad”, añade. “Lo importante es que hemos dado el paso de la parálisis total a un poco de movimiento, lo que abre las puertas a aplicaciones para la restauración de funciones motoras perdidas por algún tipo de déficit neuronal”.

Ciencia sin fronteras

Doctor en Neurociencias, máster en Ingeniería Biomédica y en Ingeniería Industrial, y director del Nodo de Tecnalia en Alemania, para Ramos trabajar en el extranjero le ha permitido dedicarse a algo que le apasiona.

“He aprendido muchísimo, y no solo laboralmente, sino también cultural y socialmente. Todas estas experiencias te enriquecen y te aportan mucho, tanto o más que lo aprendido en el trabajo. Te permite ver diferencias, deficiencias y excelencias de cada una de los aspectos de la y esto te va moldeando y te hace mucho más flexible y abierto de mente”, apunta.

Pero el investigador español también habla de los aspectos más negativos de trabajar en el extranjero. “Veo muchos colegas a los que les gustaría volver pero no están seguros porque tienen que sacrificar mucho y nadie se lo reconoce. Quizá haya que diseñar un instrumento estable a cambios políticos que garantice una investigación de calidad para atraer a casa a todos los geniales compatriotas que pueden acelerar el desarrollo científico, técnico y cultural de nuestro país”.