Público
Público

El vertido afecta a seis kilómetros de playa en Algeciras

La mancha procede de los tanques que ardieron en Gibraltar a principios de semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vertido procedente de los tanques de residuos oleosos que ardieron el pasado martes en Gibraltar ha afectado a seis kilómetros de playa en Algeciras (Cádiz), en el Parque Natural del Estrecho, según explicó ayer la delegada andaluza de Medio Ambiente, Silvia López. Las playas afectadas son El Rinconcillo, Getares, San García y Punta Carnero. La delegada aseguró, no obstante, que el vertido 'no ha dañado las especies protegidas', por el momento.

La Patella ferruginea un tipo de lapa o estructuras típicas de la zona, como los flysch formaciones rocosas alargadas, ambas en peligro de desaparición, podrían haberse visto afectadas. El dispositivo desplegado, integrado por 75 personas, está colocando barreras flotantes y de absorción de manera preventiva, sobre todo en Punta Carnero.

Según fuentes ecologistas, que aseguran que los kilómetros de costa afectada son más de seis, la situación 'sigue empeorando' a pesar del dispositivo y han llamado la atención sobre la necesidad de 'depurar responsabilidades', informa Europa Press.

Ante esta petición, la delegada ha respondido que la Junta de Andalucía realizará las reclamaciones oportunas si se demuestran daños medioambientales y que el Ministerio de Asuntos Exteriores 'ha pedido explicaciones' al Gobierno británico para averiguar si Gibraltar actuó correctamente.

El consejero de Gobernación y Justicia, Francisco Menacho, añadió, por su parte, que el Gobierno andaluz mantiene conversaciones con Gibraltar para 'evaluar los daños'.

El alcalde en funciones de Algeciras, Diego Sánchez Rull (PSOE), aseguró que el Ayuntamiento ha presentado en los juzgados una reclamación contra la empresa Shell, 'abierta a las posibles responsabilidades de la administración gibraltareña, porque presuntamente es la propietaria de los tanques'. El PP acusó al primer ministro gibraltareño, Peter Caruana, de anteponer la jurisdicción a la seguridad.