Público
Público

El volcán de El Hierro suelta escoria por varios cráteres

Los investigadores a bordo del buque oceanográfico 'Ramón Margalef' estudian la posibilidad de que se haya abierto una nueva boca en el norte de la isla tras haber encontrado "materiales de nueva generación" y esc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El volcán que convive desde hace tres semanas con los vecinos de El Hierro está más despierto que nunca. Tanto es así, que en su afán por hacerse notar ha abierto varias bocas por las que seguir arrojando escoria como se denomina a los materiales liberados en una erupción al Atlántico.

Un paseo en helicóptero sobre las aguas del mar de las Calmas permitió que los científicos que vigilan la evolución del volcán certificaran la existencia de una ristra de cráteres podrían ser tres abiertos en una línea recta bastante definida. Una hilera de gases burbujeantes y piroclastos humeantes que correspondería con la fractura de la corteza, más abierta que nunca, por la que el volcán herreño desata su energía.

Al liberar tensiones por esa grieta, los técnicos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) observaron una 'apreciable' disminución del número de terremotos que sacuden el norte de la isla por culpa del trajín volcánico del magma que busca salida bajo El Hierro.

La lava sale por distintos puntos a lo largo de una fractura submarina

Así, el IGN registró únicamente 39 sismos el jueves uno sentido por la población y al cierre de esta edición sumaban tan sólo 26 en la jornada de ayer, en una isla acostumbrada a una media de cien terremotos diarios. Eso sí, un seísmo de magnitud 3,8 con un epicentro situado a escasos cinco kilómetros de Frontera supuso el único sobresalto para la población norteña, mientras en el sur vigilaban el burbujeo del volcán, más cercano que nunca a La Restinga.

A estas inquietudes se añadió una duda, la posibilidad de que se hubiera abierto una pequeña grieta bajo las aguas del Golfo, frente a Frontera, sugerida por el actual jefe de campaña del buque oceanográfico Ramón Margalef, Eugenio Freire. Al parecer, el pasado jueves observó cierta liberación de materiales en aquellos fondos marinos, pero el buque tuvo que volver al puerto de Los Cristianos, en la isla de Tenerife, para reabastecerse y embarcar a nuevos equipos de investigadores.

La tasa de emisión de materiales de la grieta depende de los sismos del norte

Ayer mismo, el Ramón Margalef regresaba hacia las aguas de El Hierro para verificar esta impresión, que según fuentes oficiales no podía confirmarse. Freire había asegurado que 'hay sedimentos de nueva generación' sobre el fondo marino: 'Hay algunas fracturas y está saliendo algo de material', aseguró el investigador del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en declaraciones recogidas por Antena 3 Canarias. Freire es el jefe de la tercera campaña científica del Ramón Margalef en torno al fenómeno eruptivo de El Hierro, que tiene como misión analizar el estado físico-químico de las aguas. La presencia del buque ayudará a aclarar la situación, como cuando surgieron las dudas sobre si había erupción frente a La Restinga en un primer momento.

El jefe de la primera campaña, el investigador del IEO Juan Acosta, que se encargaba de estudiar al detalle las características geológicas de los fondos marinos herreños, también observó la semana pasada alguna anomalía en esos suelos, 'pequeños escapes muy finos de gas', que podrían ser de origen 'volcánico o biológico'. Según su descripción, el terreno en esa zona contiene una cicatriz antigua fruto de un deslizamiento submarino.

Ayer, la prioridad de las autoridades estaba al sur, en La Restinga, donde mantuvieron una reunión con los vecinos, después de que el jueves algunos de ellos abandonaran sus casas por miedo. La portavoz científica del comité de crisis, María José Blanco, aseguró que hay una sola erupción en curso, pero que al ser de tipo fisural el material no sale siempre por el mismo lugar. Además, la investigadora del IGN explicó que el volcán mantiene una 'tasa de emisión irregular' marcada por la sismicidad que se produce en el norte de la isla.