Publicado: 01.12.2013 14:45 |Actualizado: 01.12.2013 14:45

'¿Cómo hace el zorro?', el involuntario hit noruego

El tema 'The Fox' del dúo humorístico Ylvis ha superado las 250 millones de reproducciones en Youtube, convirtiéndose en la primera canción noruega en 30 años en entrar en el Top 10 de EEUU, desde el 'Take on

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

What does the fox say?, (¿cómo hace el zorro?) se pregunta el dúo humorístico noruego Ylvis en la canción que les ha aportado fama mundial. Tras más de 250 millones de reproducciones en youtube la respuesta para los hermanos Bård (31) y Vegard (34) Ylvisåker podría ser un loop con el ruido de una caja registradora. Además de lo que están recaudando por los bolos en Estados Unidos y Asia, han sacado camisetas oficiales, y hasta un libro para niños que se perfila como el más vendido estas navidades en Noruega. La edición en inglés sale el 10 de diciembre.

The fox fue creado como una parodia de una canción de música de baile electrónica, un video para promocionar el inicio de la tercera temporada del programa i kveld med Ylvis (esta noche con Ylvis) en la cadena privada TV Norge: un clásico programa de humor de noche, con entrevistas a un par de invitados en el estudio, y varios sketches, la mayoría gamberradas con cámara oculta. Y la promoción funcionó, el primer programa de la temporada fue visto por 600.000 personas, un 12 por ciento de la población noruega.

Parte de la culpa del éxito, además de los insondables mecanismos de la viralidad en la red, la tienen Stargate. Los compositores y productores noruegos afincados en Nueva York están detrás de hits de Rihanna, Beyoncé, o Katy Perry. Pidieron a los hermanos Ylvisåker un favor el año pasado: que realizaran un video para la fiesta de cumpleaños de uno de ellos. Los humoristas lo hicieron a cambio de otro favor, que les produjeran un tema. La idea era hacer una broma para su programa de televisión: cómo fueron a Nueva York a grabar con productores de éxito, en uno de los estudios más caros del mundo y sólo se les ocurrió una melodía tonta sobre un tema absurdo con una letra ridícula. Lo que iba a ser una broma sobre una oportunidad desaprovechada salió muy mal: está siendo un éxito mundial.

La canción del zorro es el mayor éxito internacional de la música noruega en 30 años. Desde el Take on me de A-ha ninguna canción noruega había estado en el top 10 en EE.UU. El éxito en youtube se ha comparado con el de Gangam Style (aunque el video de PSY tiene casi 10 veces más reproducciones) y ha catapultado al dúo humorístico a una fulgurante fama mundial. Invitados en casi todos los programas de televisión importantes estadounidenses: Ellen, el show de Jimmy Fallon, Today show, la final de Dancing with the Stars (un formato similar a Mira quién baila), donde según los críticos televisivos locales triunfaron por encima de Enrique Iglesias... la fiebre estadounidense por The Fox recuerda a la vivida con La Macarena de Los del Río, en los 90, cuando incluso el Presidente Clinton la bailó.

Pero los cómicos noruegos no sólo triunfan en EE.UU., acaban de recoger el premio Mnet (el equivalente asiático de MTV) al mejor artista internacional, un premio que ha recibido Eminem. Y por supuesto arrasan en Noruega. Esta semana han sido las estrellas de la fiesta anual de Statoil, la empresa pública de petróleo, donde hasta la Primera Ministra Erna Solberg ha bailado con The Fox. Ylvis han hecho el zorro esta semana en Oslo, Hong Kong y Los Ángeles.

Los comediantes no son nuevos en el mundo musical, empezaron su carrera cantando en un coro y en tres o cuatro ocasiones a lo largo de cada temporada producen un videoclip. Siempre son humorísticos pero de gran factura musical y audiovisual. Gran parte de la gracia es que parecen videos serios, una fórmula empleada antes por The Lonely Island, o The Flight of the Conchords. Han hecho temas pop, hip-hop, dub, rock duro, siempre exagerando los clichés de cada género.

Entre los más populares están Stonehenge, una balada sobre un tipo que lo tiene todo pero está atormentado por el sentido del megalito. Jan Egeland es rock épico sobre el diplomático noruego conocido por participar en varios procesos de paz al que llaman el superhéroe de Naciones Unidas. En Work It hacen una parodia del hip-hop más sexual, explican el sexo con detalle científico, Ph y número de terminaciones nerviosas de la vagina incluidos. También saben reírse de los noruegos, su tema The Cabin, bromea sobre las cabañas que la mayoría de sus compatriotas tienen en el monte, generalmente sin luz ni agua. Todos estos videos han tenido bastante éxito en Youtube, antes del bombazo de The Fox habían sido vistos entre medio y dos millones de veces (no está mal teniendo en cuenta que Noruega tiene 5 millones de habitantes), ahora al rebufo del zorro todos han incrementado sus visitas.

Ylvis ya eran grandes estrellas en Noruega tras más de una década en los escenarios. Pero ahora su fama es mundial y la están aprovechando al máximo, conscientes de que podría desvanecerse tan inusitadamente como llegó "la semana que viene podría aparecer un danés con una canción sobre lobos y de repente estamos fuera", bromeaban en declaraciones al New York Times.

Curiosamente el año pasado quisieron convertirse en estrellas de la canción, pero en Kirguistán. Fueron al país asiático y cantaron en bodas y ferias e incluso grabaron un videoclip al gusto local. Un despropósito comercial, pero sus aventuras fueron el material para momentos de televisión muy divertidos. Ahora han conseguido el éxito sin querer, y en todo el mundo. En realidad el fracaso de la broma es mucho más gracioso de lo que hubiera sido si hubiera salido bien. Unos tipos que quieren hacer una canción absurda para reírse se convierten en un bombazo y se pasan tres meses recorriendo el mundo vestidos de zorros y cantando ruidos estridentes. Casi parecen víctimas de una de sus bromas de cámara oculta.

La historia de las listas de éxitos está plagada de melodías machaconas, letras tontas, y bailes ridículos, pero quizá esta sea la primera que es deliberadamente estúpida. No sabemos lo que dice el zorro, pero plantea interesantes preguntas sobre qué hace que una canción tenga éxito. A la luz de este caso parece que sólo hay que contar con los productores adecuados, e incluso queriendo fracasar, arrasará.